Reseña: Ellas

“Al entrar en la sala donde se reunía el Consejo de Administración, vio solo hombres, que la tomaron por una secretaria, por supuesto. Cuando se sentó en el sillón presidencial todos se asombraron. Y más aún cuando empezó a dar órdenes. Pero en una sola reunión consiguió retirar todas las manzanas podridas, y a partir de ese día, la empresa empezó a dar beneficios”

ellas

El texto que abre este post fue el que envié para participar en el concurso de microrelatos “Ellas” y ha sido publicado en el libro resultante del concurso. Es un compendio de historias muy breves, de máximo cinco líneas, en el que encontraréis diferentes enfoques sobre un único tema: La mujer.

Os presento aquí alguno de los textos que me han gustado mucho:

“Los pasos ganados” escrito por Beatriz Domínguez Cao:

“Noche oscura como el miedo que la empuja a irse. Se cree cobarde; aún no es consciente de lo valiente que demostrará ser. Pensar únicamente en el paso siguiente: así se gana. Solo al final del camino sabemos cuánto curte, pero la lucha cobra vida en otras, nunca ajenas, que comprenden rabias, que las dejan ir, porque en esas otras vidas, nunca ajenas, solo cuentan los pasos ganados.”

Sobre el mismo tema escribe también Ana María Albaladejo García en su texto “La vida por delante”.

“Se miró en el espejo una última vez. Borró las huellas con el maquillaje de siempre. Esbozó una triste sonrisa. Cogió su bolso sin mirar atrás y dejó las llaves en el cenicero de la entrada. La puerta se cerró tras ella. Sus pasos golpearon la acera con fuerza y su corazón latió más aprisa que nunca, anunciándole el camino de vuelta a la vida. “

En este libro encontaréis muchos otros temas. También hay textos más metafóricos, por ejemplo el de Alberto Antonio Sánchez Arguello, titulado “Volar”:

“La mujer de la torre le da de beber gotas de su sangre a los cuervos que la visitan. Así, una parte de ella vuela en libertad.”

El último ejemplo que os traigo es “Dimito como princesa”, escrito por Ana Dolores Marín Martínez.

“Estoy cansada de oír cómo todos me dicen cuál es mi destino y nadie me pregunta si me gusta o no. Y creo que es injusto haber pasado tantos años encerrada en esta torre esperándote. Es más, también creo que es injusto que tú hayas tenido que cruzar los mares, los desiertos, los océanos, los polos…A lo mejor lo que te apetecía era quedarte tranquilamente en tu casa rascándote los cojones. Así que , prince Charming, gracias, pero tengo mi propio corcel blanco. “

Si tenéis ocasión, os recomiendo mucho que leáis este libro, que ofrece variedad y calidad. A lo mejor descubrís a algún escritor o escritora que os guste.

Por hoy me despido con un beso para todos. !Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *