Algunos libros inolvidables

Yo soy muy fan de las relecturas. Cuando un libro me gusta mucho, tarde o temprano vuelvo a él. Tengo muy mala memoria, así que, si dejo pasar suficiente tiempo, suelo disfrutar de la historia tanto como si no la conociera.

Pero hay excepciones, obras que por un motivo o por otro sigo recordando años después, aunque solamente las haya leído una vez. No en todo detalle, claro, no podría hacer un examen sobre ellas. Pero sí que tengo una escena grabada en la memoria, o sé que me gustó especialmente el tema, o la ambientación, o algún detalle que hace a ese libro especial. Y de esos títulos quiero hablaros hoy.

El guardián entre el centeno de J. D. Salinger

Creo que cualquier adolescente de mi época se hubiera sentido identificado con Holden Caufield.

Cuando pienso en esta historia, recuerdo el impacto que me produjo la forma en que se habla de la muerte de un hermano. También la cantidad de encuentros turbios y desagradables que tiene que sufrir este pobre chico, que solo ahora entiendo que reflejan la lucha por no perder del todo la inocencia. Y sobre todo, lo bien que se retrata la depresión en los jóvenes.

Como anécdota, se me ha quedado grabada la obsesión del protagonista con los patos, ¿adónde van los patos cuando el agua del lago se congela?

Tengo curiosidad por saber si ahora me gustaría tanto como recuerdo.

La casa de los espíritus de Isabel Allende

Fue el primer libro de esta autora que leí, y el que me hizo descubrir el realismo mágico. También tuvo la culpa de que durante años devorara todo lo que publicaba Allende.

Hay tres cosas que me impactaron especialmente en esta novela: la forma tan brusca de tratar a los niños, que me asustó bastante cuando lo leí por primera vez; Clara, y sus poderes mágicos; y sobre todo las atrocidades de la dictadura chilena. Era la primera vez que me enfrentaba a la tortura y los crímenes por razones políticas, no me extraña que me causara tanta impresión. También recuerdo que la lectura me resultó muy amena, y me sorprendió el estilo, que sigue pareciéndome original.

Desde la perspectiva de adulta me apetece revisar sobre todo los fragmentos en los que se habla de Salvador Allende, y los que tratan acerca de los guerrilleros.

Seda, de Alessandro Baricco

Es el libro más especial para mí de los que voy a mencionar en esta entrada. Es belleza pura, de principio a fin. Es prosa, pero parece poesía por la delicadeza de la narración, la musicalidad de las palabras, y la ambientación. Me gustó mucho el contraste entre el exotismo oriental y la Francia provinciana. Me emocionó profundamente por los sentimientos que expresa, pero también por cómo los expresa. Me impresionó ver que se puede transmitir tanto en una narración tan corta. Tengo el libro guardado para volver a leerlo en un día melancólico de otoño, mientras fuera cae la lluvia. Sí, lo asocio con la melancolía.

Orlando de Virginia Woolf

Esta novela me rompió los esquemas por completo. Su temática es sorprendente, pero eso no es lo que me impactó. Lo realmente impresionante es cómo juega con el lenguaje: sus metáforas, y su forma de transformar lo cotidiano en algo especial, como cuando habla de la humedad, o cómo describe un árbol.

Recuerdo también la pasión con la que el/la protagonista (porque empieza siendo un hombre, y de repente una mañana se despierta siendo mujer) habla de su ambición de escribir una gran obra literaria. Además, algunas escenas están descritas de una forma tan visual, que la imagen que me transmitieron al leerlas se me ha quedado en la mente, como el río helado y la fastuosa fiesta de la corte.

Le tengo mucho cariño, porque me hizo sentir mucho y muy intensamente. Tanto que le dediqué un podcast, que si os interesa podéis escuchar en este enlace. 

Hay otras obras que podrían entrar en esta lista, como por ejemplo ¿Por quién doblan las campanas? de Hemingway, o El amor de mi vida de Rosa Montero. Pero prefiero hablar de ellos más extensamente en otra ocasión.

¿Qué opináis vosotros? ¿También os ha pasado esto con algún libro? ¿Cuáles son vuestros inolvidables? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido hasta la próxima entrada. Hasta entonces, no olvidéis seguir disfrutando de la lectura.

2 thoughts on “Algunos libros inolvidables

  1. De los tuyos:
    La casa de los espíritus, posiblemente la mejor obra de Isabel Allende.
    Seda, una «exquisitez» de novela.
    Añadiría «Balzac y la joven costurera china»😉

    1. Flecha-literaria 25 marzo, 2020 — 1:13 pm

      Muchas gracias por leerme y comentar. No conocía «Balzac y la joven costurera china», pero he buscado la sinopsis y me parece muy interesante, así que lo añado a mi lista de lecturas pendientes. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close