Después, de Edith Warton

Después, escrito por Edith Warton, es un relato corto que aúna las historias de fantasmas, una atmósfera gótica y una misteriosa desaparición.

¿De qué trata?

En este cuento un matrimonio estadounidense se muda a una mansión inglesa, de la que se comenta que está encantada. El fantasma que la habita es muy original, porque no te das cuenta de que lo has visto hasta mucho después de encontrártelo. Durante un tiempo todo va bien, pero una noche la esposa recibe una noticia sorprendente, relacionada con los negocios de su marido. Al día siguiente él desaparece, y nadie, ni siquiera la policía, puede encontrarlo. Solo meses más tarde sabremos lo que ha sucedido, cuando la protagonista consiga atar todos los cabos sueltos. Pero entonces ya será demasiado tarde.

El argumento no es perfecto:

En parte porque se basa en la historia típica de la época: la antigua mansión abandonada y su fantasma (aunque hay que reconocer que en Después la autora ha sabido darle un giro diferente). Pero sobre todo porque hay un fallo en la línea temporal, que al final es muy evidente.

Aún así he disfrutado con esta lectura, porque tiene algunos elementos realmente muy bien escritos.

La ambientación es excelente:

Lo que más destaco es la forma en la que la protagonista se relaciona con el edificio. Ella sabe que la casa guarda muchos secretos, pero está segura de que son benévolos, y siente una cálida intimidad con su nuevo hogar. Esa sensación va cambiando a medida que avanza la historia. Porque la casa es el último testigo, ella sabe qué le pasó a su marido, pero no lo revelará:

«Mary Boyne, sentada frente a frente con el silencio, sentía la inutilidad de tratar de romperlo por medio humano alguno. «

Me ha parecido interesante que la autora utilice el recurso de tratar a la casa como a un personaje, humanizándola en algunos momentos.

También me gusta cómo se refleja el papel de la mujer:

Mary es la típica esposa que se encarga de que en su hogar todo funcione perfectamente. Da órdenes al servicio, atiende a los técnicos de reparaciones, va de compras y al correo…y parece no necesitar nada más. Ella es feliz así. Pero recibe una misteriosa carta que la hace reflexionar:

«Por primera vez le sobresaltó descubrir lo poco que sabía acerca de los cimientos materiales sobre los que se erigía su felicidad.»

Y sin embargo ese pensamiento no la lleva a preocuparse por su propia seguridad económica, ni a darse cuenta de que depende totalmente de otra persona. Al revés, la llena de culpa y remordimiento por no haber mostrado suficiente interés por apoyar a su marido en su trabajo. Es triste, pero así eran las cosas.

Lo mejor del relato es cómo transmite las emociones de la protagonista:

Hay un momento que me parece excepcional. Tras la desaparición de su esposo, Mary pasa por diferentes fases. Una de ellas se describe así:

«Aún había momentos de cansancio en los que, como víctima de un veneno que deja lúcido el cerebro, pero inmoviliza el cuerpo, se sentía ya acostumbrada al horror, y aceptaba su constante presencia como una de las condiciones estables de la vida. «

Después me parece un relato muy recomendable.

Si queréis leer algo especial para Halloween pero no queréis pasar miedo, en estas 32 páginas encontraréis una historia interesante, con alguna sorpresa y que además es un clásico fácil de leer. Yo lo encontré en la Antología de relatos góticos publicada por la editorial Alma, junto con otros cuentos que os podrían gustar.

¿Qué opináis vosotros? ¿Conocéis esta historia? ¿Os apetece darle una oportunidad? ¿Qué otros relatos o qué novelas me recomendáis para Halloween? Por favor, nada que de mucho miedo, porque realmente lo paso muy mal. Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un abrazo para todos. Nos leemos en la próxima entrada, y hasta entonces no olvidéis seguir disfrutando de la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close