El diario de Adán y Eva de Mark Twain

El diario de Adán y Eva es una obra extraña, inconexa, en la que los personajes se contradicen a sí mismos y se cuentan diferentes versiones de la misma historia.

Mark Twain hace gala de su vena satírica, criticando los defectos de hombres y mujeres con ternura, y en muchos fragmentos ha conseguido arrancarme una sonrisa. Porque esta historia no trata de la Creación del Edén, sino que se centra en la relación entre el primer hombre y la primera mujer. 

El libro empieza con los dos diarios, el de Adán y el de Eva. En esta parte se nos cuenta la misma historia, desde sus dos puntos de vista. Es curioso leer cómo los dos interpretan de formas tan diferentes la misma escena.  Esta es la parte más divertida de la novela.

Adán encuentra a Eva tremendamente molesta y no entiende lo que ella hace, ni por qué tiene que estar constantemente hablando. Eva, por su parte, malinterpreta continuamente las reacciones de Adán y sus motivaciones. Lo más hilarante es la aparición del primer bebé, porque Adán intenta averiguar a qué especie pertenece (primero piensa que es un pez, luego un canguro, luego un oso…) y además está preocupado por la actitud de Eva, piensa que se ha vuelto loca por cómo trata a esa extraña criatura.

A continuación podemos leer la autobiografía de Eva. En esta versión, ella vivió durante más de un año sola, en otro lugar, antes de encontrar El Jardín del Edén y a Adán. Y aún después de encontrarlo, debido a un malentendido, huyó de nuevo a su lugar de origen y fue Adán quien tuvo que ir a buscarla allí.

Ambos textos me gustan, están muy bien escritos, especialmente los pasajes que hablan de cómo se enamoraron Adán y Eva, y los de la tentación y la caída. Pero reconozco que es desconcertante leer dos historias tan diferentes sin ningún aviso ni transición. Yo personalmente hasta el final de la novela estuve buscando un nexo entre las dos historias, o una explicación de por qué ese cambio tan brusco, pero sencillamente no la hay.

A pesar de eso, he disfrutado mucho con la lectura de El diario de Adán y Eva. Mark Twain es un gran escritor, creo que no se le valora lo suficiente. En esta novela sabe mezclar los momentos de humor con los de ternura, sabe conmover, desconcertar, sorprender y hacer pensar al lector. Creo que refleja muy bien la naturaleza humana, y además consigue que la lectura sea amena.

Resumiendo, El diario de Adán y Eva es una novela corta muy recomendable, de las que te dejan con la sensación de haber leído algo profundo, que merece la pena.

¿Qué opináis vosotros? ¿La habéis leído? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido, la próxima semana volveré con otra reseña. Hasta entonces, ¡disfrutad de la lectura!.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *