Saltar al contenido

El oso y el ruiseñor – Katherine Arden

El oso y el ruiseñor es una historia preciosa, y además está narrada de una forma muy bella. Mitad fábula, mitad cuento de hadas, integra los elementos mágicos con tanta naturalidad, que por momentos parece más una novela épica que un relato de fantasía.

El argumento no es fácil de resumir, pero intentaré hacer una breve sinopsis.

En la aldea de Vasia hay espíritus protectores. Ella es la única que los ve y puede hablar con ellos. Sus vecinos respetan la tradición de dejarles ofrendas por mera costumbre, pero no creen que existan en realidad.

Todo transcurre con normalidad en el pueblo, pero los lectores tenemos pistas de que algo sobrenatural persigue a Vasia. Hay extraños encuentros con un personaje que claramente no es humano. Hay sueños y profecías, y algunas insinuaciones que dejan al lector inquieto y producen mucha curiosidad. El misterio va creciendo.

Un invierno, el nuevo párroco y la madrastra de Vasia convencen a sus vecinos de que sus ofrendas atraen a demonios malvados. Al interrumpirse las ofrendas, los espíritus protectores empiezan a debilitarse, ya no pueden detener al mal que acecha.

Entonces Vasia tendrá que librar una lucha épica. No solo para salvar a su familia, también para conservar su alma y su libertad.

Esta novela es pura magia.

Me gusta mucho cómo la autora mezcla los cuentos tradicionales rusos, que Vasia oye de su niñera, con la realidad del día a día de la aldea. Me encanta la historia de la abuela de Vasia, llena de misterio. Y la forma en que se presenta a cierto personaje de cuento que resulta ser real. ¿Es un aliado? ¿Es de fiar? No es ni bueno ni malo, igual que alguno de los espíritus amigos, que sabemos que son capaces de matar, pero sin embargo Vasia no los juzga ni los rehuye por eso.

El papel de los caballos, y cómo se relacionan con estos espíritus, me resulta especialmente interesante. Representan todo el poder de la naturaleza y el instinto, que ni con todo el adiestramiento y la doma del mundo se puede eliminar.

Lo que más me impresionó fue la escena en la que el sacerdote oye voces y está seguro de estar hablando directamente con Dios, y cumpliendo su mandato divino.

Pero también la parte no mágica de El oso y el ruiseñor es excelente.

Me encantan las descripciones del día a día, y lo bien que transmiten cómo cambia la vida del pueblo en cada estación. Me parecen muy realistas, porque también los ricos se debilitan y sufren en invierno.

Las escenas que transcurren en Moscú son muy interesantes, porque hablan de política medieval, y retratan la diferencia entre la vida de la aldea y la animación de la ciudad.

La religión está muy presente, y tiene un papel muy destacado en la novela.

La vida en el monasterio no es solamente rezar, sino también pelear con las armas. Y, en lo referente al poder político, es precisamente un religioso el que se hace cargo de la regencia mientras el príncipe es menor de edad. Su fe no le impide organizar intrigas y jugar sucio. Incluso estaría dispuesto a ordenar un asesinato, si hiciera falta.

El oso y el ruiseñor habla también del papel de la mujer.

Hay un diálogo que me ha gustado mucho:

«–Al fin y al cabo, nací para vivir en una jaula. ¿Qué más puedo esperar que un convento o una casa?

–Eres una mujer. Con el tiempo, lo aceptarás. Serás feliz».

Este libro refleja distintos tipos de personajes femeninos. Algunos son sumisos; otros, desafiantes.

Vasia no puede ser más salvaje e indómita. Ella es consciente de que su futuro esposo la trata como a una yegua, a la que quiere montar y domar, y se rebela ante esa idea.

Los hombres son conscientes de que un matrimonio, o el ingreso en un convento, pueden significar que la mujer sufra tanto que muera de pena. Pero eso les parece mejor que permitir una libertad indecorosa. Al menos, se salvará el alma.

La ambientación de El oso y el ruiseñor es perfecta.

Esta no es una novela rusa; es más, está claramente escrita para el público anglosajón.

Pero sí que tiene bastantes referencias a la cultura, la gastronomía, y las tradiciones eslavas para hacernos creer que estamos con Vasia, en su aldea.

Yo me sumergí tanto en la lectura que me parecía sentir el frío del invierno, ver los trineos deslizándose sobre la nieve o incluso oler la comida. Lo mejor es que también pude imaginarme a los personajes hablando en su lengua, porque la novela incluye bastantes palabras rusas. Pero no os preocupéis, se entienden perfectamente por el contexto; además, el libro incluye un glosario, por si queréis consultar algún término.

Las relaciones entre los personajes son otro punto fuerte de esta historia.

Creo que el mejor ejemplo es la amistad de Vasia y sus hermanos con Dunia, su niñera. Es entrañable, pero además está llena de secretos y de conexiones con el pasado, que serán importantes en la trama. Porque Dunia es el nexo con la misteriosa abuela, y también con ese personaje que se nos presenta precisamente a través de sus cuentos.

Los lazos de sangre serán decisivos para el desenlace. Porque la madrastra de Vasia también es descendiente lejana de aquella misteriosa abuela, y eso tendrá su importancia. Pero la autora es tan hábil, que consiguió que me olvidara por completo de ese detalle.

El oso y el ruiseñor es una de mis mejores lecturas de este año.

Tiene emoción, aventuras, misterio, magia, fantasía, y una protagonista a la que ya le tengo mucho cariño.

Puedes leer este libro simplemente como si fuera un cuento de hadas, y te encantará, porque es entretenido, engancha, apetece seguir descubriendo lo que va a pasar a continuación. O puedes profundizar, y te encontrarás con feminismo, crítica al fanatismo religioso, y reflexiones sobre las consecuencias de la discriminación, por poner solo algunos ejemplos.

Lo único que no me gusta de esta novela es que es el primer tomo de una trilogía.

Eso significa, por supuesto, que quedan muchas preguntas por responder. No sé cuánto tendremos que esperar para poder leer la continuación de la historia, pero yo estoy deseando saber qué ha pasado con Sasha, conocer la vida de Olga, y descubrir por fin todos los secretos de la abuela.

¿Qué os parece este libro? Si lo habéis leído, ¿os gustó tanto como a mí? Si no lo habéis leído, ¿os apetece darle una oportunidad? En cualquier caso, espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido hasta la próxima entrada. ¡Leed mucho!

Compártelo

2 comentarios

  1. Patricia Sánchez Hernández Patricia Sánchez Hernández

    Como habitualmente, después de ésta reseña ha aumentado mi lista por leer. Espero que continúe de forma fluída la trilogía para que no nos quedemos en ascuas mucho tiempo.

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Yo también lo espero, la verdad es que el libro me ha gustado muchísimo y me he quedado con ganas de saber más de estos personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *