En el piso de abajo

En el piso de abajo es un testimonio autobiográfico muy valioso para entender cómo era la vida en la Inglaterra de 1920.

Lo que más me llamó la atención de este libro es que no es realmente una novela. Se trata de una colección de recuerdos, recogidos en el mismo tono coloquial con el que los narra Margaret,  la protagonista.

Esta mujer, ya desde niña, tenía carácter y no quería someterse a la dictadura impuesta por las clases sociales. Por eso habla sin tapujos de cómo era la relación entre amos y criados, y de cómo “los de arriba” consideraban ofensiva cualquier mención a los derechos de sus sirvientes.

Lo que hace diferente a Margaret es que, a pesar de los años que tuvo que pasar dedicada al servicio doméstico, nunca perdió las ganas de leer y cultivarse, ya que su sueño era ser maestra. Por eso yo esperaba encontrarme un relato lleno de rencor, incluso una persona amargada. Sin embargo, no es así. Hay momentos de humor, hay recuerdos tiernos, y también felicidad.

Me gusta mucho, por ejemplo, la descripción de cómo era ir al cine, con una pianista tocando música en directo, o las visitas al pub. También es curioso el desenfado con el que se habla de la vida sexual, teniendo en cuenta la estricta moralidad de la época. Una moralidad presente en todos los aspectos de la vida:

“A los señores siempre les preocupaba mucho tu bienestar moral. Mientras pudieras hacer el trabajo, tanto les daba que te doliera la espalda, el estómago o cualquier otra cosa. En cambio, todo lo que tuviera que ver con tu moral pasaba a ser asunto suyo. Eso es lo que ellos llamaban “cuidar de los criados””

Margaret era cocinera, por lo que en este libro hay muchas páginas dedicadas a la cocina. Las que detallan minuciosamente cómo se preparaban algunos platos en concreto pueden llegar a hacerse tediosas, aunque a mí me han gustado. Pero en otras, la cocina da lugar a reflexiones realmente interesantes. Por ejemplo, inspira a nuestra protagonista a aprender de forma autodidacta y a buscarse un empleo donde la traten mejor. Porque la cocina es un arte, y todo artista necesita que se reconozca su obra.

Este libro comenta también cómo los grandes terratenientes, los ricos y poderosos, tuvieron que resignarse a perder su estilo de vida. Esas casas que antes se mantenían con todo un ejército de criados dejaron de ser viables, y muchas señoras de toda la vida tuvieron que adaptarse a vivir con un presupuesto limitado.

Margaret nos cuenta cómo consiguió salir adelante ella sola, conseguir un marido y unos hijos y dejar el servicio doméstico. Pero aún así, notaba que le faltaba algo. Y no llega a ser plenamente feliz hasta que decide volver a estudiar, a pesar de que en su entorno nadie lo entiende.

En el piso de abajo es un testimonio en primera persona, sin ninguna ambición, sin estilo literario, muy espontáneo y natural, y a mí me ha atrapado por su honestidad. Especialmente las páginas que hablan de la infancia de la protagonista, donde se nota auténtico calor de hogar a pesar de la penuria económica, me han gustado muchísimo.

Pero también hay que reconocer que no es una lectura que pueda gustar a todo el mundo. Os la recomiendo si os gusta la historia, o si sois aficionados a series como Downton Abbey, porque veréis en este libro cosas que os recordarán a algunos capítulos.

¿Qué opináis vosotros? ¿Lo habéis leído? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido hasta la próxima reseña. Un saludo a todos.

2 thoughts on “En el piso de abajo”

  1. Gracias por tu reseña! Tengo muchas ganas de leer ésta autobiografía, desconocía su existencia. Me gustan tanto la historia como las series de época como Dowton Abbey, así que sin duda la disfrutaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *