Londres, ensayos de Virginia Woolf

En Londres Virginia Woolf  deja volar su pensamiento y su imaginación, y nos lleva de la mano a recorrer su ciudad, no la turística, sino la del día a día.

Este libro reúne siete textos breves. No son relatos, tampoco simples descripciones. La autora pasea por Londres y nos cuenta lo que ve, lo que siente, y sus reflexiones. Resulta sorprendente su capacidad para encontrar belleza en sitios sórdidos, pero también su forma de combinar lo real y lo supuesto. Este paseo por Londres provoca diferentes emociones: a veces nos sumerge en la modernidad y el bullicio, otras veces en la nostalgia del pasado, y siempre transmite imágenes de una forma muy vívida.

No voy a comentar todos los textos, pero sí quiero hablar un poco de los que más me han gustado.

Los muelles de Londres es uno de mis favoritos.

Me parece realmente fascinante porque está lleno de contrastes. Seguimos el recorrido de los barcos que suben por el Támesis, pasando por prados perdidos entre fábricas y sórdidas casas de obreros rodeadas de grúas, hasta llegar a la Torre de Londres. El barco atraca, se descarga la mercancía, empieza un trabajo muy duro porque el comercio es ingenioso e infatigable. Todo se aprovecha. Y Virginia reflexiona:

«La utilidad de todas las cosas para un fin determinado, la previsión y la destreza que se han vertido en cada uno de estos procesos, viene a incorporar ese factor de belleza en el que nadie, en los muelles, ha pensado siquiera un segundo. Las grúas descienden y se balancean, y hay ritmos en su regularidad. Las paredes del almacén se abren de par en par para recibir sacos y barriles. Pero a través de ellas se ven todos los tejados de Londres, sus mástiles y sus campanarios…»

Este texto me ha parecido realmente impresionante. Transmite el ritmo de la actividad de los obreros, pero también la solemnidad de las criptas donde se guarda el vino. Reflexiona sobre la capacidad de los mercados para adaptarse a los consumidores, pero también nos evoca el exotismo de La India o Australia, de donde se traen las mercancías que demandan los clientes.

Londres es un libro que recomiendo sin ninguna duda. Contiene pequeñas joyas como la fantástica descripción de atmósferas en «Abadías y catedrales». O la descripción del Londres más moderno y bullicioso que encontramos en «El oleaje de Oxford Street». Contiene reflexiones sobre la historia, la cultura, la vida cotidiana. Y,  sobre todo, contiene belleza. Porque Virginia Woolf tiene una forma peculiar de transformar lo más sencillo en algo especial. Por si os apetece leer algo más de esta autora os dejo el enlace a un podcast que hice comentando otra de sus obras: http://flechaliteraria.com/una-habitacion-virginia-woolf/

Esta recopilación contiene también algunos textos que no me han gustado.

El primero, titulado «Retrato de una londinense» me pareció demasiado previsible y un poco aburrido. En » Esta es la cámara de los comunes» se expresan algunas opiniones que me hicieron sentir incómoda, aunque su calidad literaria es innegable. Sin embargo, la obra en conjunto me parece muy interesante. En parte por la variedad de temas que trata, pero también porque la voz de la autora tiene un estilo propio que no he encontrado en ningún otro escritor o escritora.

Si os apetece darle una oportunidad podéis comprar el libro aquí.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leído este libro? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un cariñoso saludo a todos. Hasta la próxima reseña, seguid disfrutando de la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close