Tú no eres como otras madres – Angelika Schrobsdorff

Tú no eres como otras madres es un retrato descarnado y honesto de la vida de una mujer singular. Pero también explica la evolución de Berlín, la situación política, la ascención nazi y las consecuencias de la guerra desde distintos puntos de vista. Sus páginas nos llevan de viaje en el tiempo, y nos transportan entre Alemania y Bulgaria, donde ocurren algunos episodios fundamentales para la historia.

La protagonista de esta novela es Else.

Al principio parece simplemente una buena chica judía, burguesa, educada para ser únicamente esposa y madre en el Berlín anterior a la Primera Guerra Mundial. Pero pronto descubrimos que tiene demasiada personalidad para encajar en ese molde.

Else tiene solo dos propósitos, y no está dispuesta a renunciar a ellos: Vivir la vida con la máxima intensidad, y tener un hijo con cada hombre al que ame. Es la mujer perfecta para los locos años 20, que ya en su vejez describe así:

«El preludio de una época nueva, moderna, emancipada, que no tuvo oportunidad. ¡Una grandiosa danza de la muerte! La cantidad de gigantes del arte y del intelecto que Berlín escupió de la noche a la mañana es simplemente increíble. La mitad eran judíos. Y bien, conseguimos matarlo todo: a los judíos, el arte y el intelecto».

Portada_Tu-no-eres-como-otras-madres-350x538

En la primera parte del libro el arte, el teatro, la música y la literatura tienen un papel protagonista.

Ni Else ni los que la rodean se preocupan por la política. Ella hace tiempo que no se considera judía, se ha integrado totalmente en el mundo cristiano, y además…

«Las catástrofes políticas venían y se iban. Si uno se preocupaba demasiado por cada una de ellas, a los treinta años estaría viejo. Uno estaba a su merced, y lo mismo daba que se lamentara o se divirtiera. A divertirse, pues».

En 1934 Hitler ya es jefe de estado, y las medidas antisemitas se empiezan a implantar pero muy poco a poco. Casi nadie las toma en serio, todos piensan que alguien le parará los pies al tirano, que la cosa no irá más allá.

Leyendo Tú no eres como otras madres podemos empezar a intuir cómo fue posible que Hitler engañara a la población alemana y pudiera llegar tan lejos. Porque esta novela describe el día a día de Berlín, cómo la gente se engañaba a sí misma, se negaba a creer los rumores, se inventaba excusas. La propia Else espera hasta que casi es demasiado tarde. Pero por fin, con muchas dificultades, consigue exiliarse con sus hijas a una zona supuestamente segura.

sofia
Sofía, capital de Bulgaria

Con la llegada a Bulgaria empieza la segunda parte de Tú no eres como otras madres.

El tono de estos capítulos es mucho más serio. Algunas escenas son realmente duras, o incluso sórdidas.

Desde el punto de vista literario, quiero destacar especialmente las descripciones, que me resultaron muy interesantes. La autora está contando sus propias experiencias. Por eso hace un relato muy vívido, lleno de olores, sabores, y detalles que nos transportan a Bulgaria, un país que resulta exótico en estas páginas.

En esta parte de la novela la narración es más intimista. Los temas centrales son las relaciones familiares, la dura supervivencia, y la adaptación a una lengua y cultura tan diferentes. Pero también la guerra sigue muy presente.

Al principio llegan noticias del frente, que parece estar muy lejos. Pero la situación se agrava cada día, y al final los bombardeos llegan a Sofía. Como resultado, la familia se queda sin casa, sumida en la miseria y la soledad. Pero lo peor es que, tras ese bombardeo, no vuelven a recibir noticias de Peter, el hijo mayor, cuyo paradero y situación será un misterio durante años.

bulgaria nazi
Ejército búlgaro, aliado de los nazis

La tercera parte de Tú no eres como otras madres es mi favorita.

En ella podemos leer qué sucede cuando llega, supuestamente, la paz. Las niñas a las que hemos visto nacer y crecer durante la novela son ya adultas, y nos muestran cómo las experiencias tan extremas que han vivido en su infancia y adolescencia las han transformado.

berlin
Berlín tras la Segunda Guerra Mundial

La evolución de Else, su brusco despertar al mundo real, está retratada de una forma magistral. Porque el personaje conserva su credibilidad durante todo el relato, evoluciona sin perder esos rasgos esenciales que hacen que durante toda la historia podamos reconocer en ella a la joven que conocimos al principio.

La estructura de esta novela me parece un gran acierto.

El relato no es lineal, hay frecuentes saltos temporales, pero nunca desconciertan. El lector sabe en todo momento quién está narrando, y si estamos en el presente o en el pasado.

Lo innovador es que la narradora, que siempre es Angelika, a veces habla en primera persona:

«Aún recuerdo un incidente francamente grotesco…»

pero otras veces pasa a la tercera persona, mencionándose a sí misma como a un personaje:

«Else se llevó a Angelika a una representación de ballet…»

Mediante esta técnica, la escritora evita que los lectores tengamos un exceso de emociones, nos distancia en los momentos en los que la narración es demasiado intensa o dramática. Yo lo agradecí, sinceramente, porque la historia es realmente cruel en algunos momentos.

angelika
Fotografía de la autora

Tú no eres como otras madres es una novela profunda, compleja, que abarca varios periodos históricos y atrapa desde la primera página. Llena de emociones, preguntas, reflexiones y denuncias; con una protagonista fuerte y valiente que tuvo que romper con su familia y las convenciones sociales para poder ser ella misma, es un ejemplo de buena Literatura, que forma, informa, entretiene, hace pensar y nos transporta.

Os guste o no, lo que es seguro es que no os dejará indiferentes.

¿Conocéis esta obra? ¿La habéis leído? ¿Qué os parece? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un abrazo para todos. ¡Leed mucho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close