Novela de ajedrez de Stefan Zweig

Novela de ajedrez es una historia sorprendente, que habla del nazismo desde un punto de vista poco habitual.

La sinopsis es simple:

Durante un crucero se organiza una partida de ajedrez en la que participa un famoso campeón del mundo. Como es lógico, los demás jugadores no tienen ninguna posibilidad de ganar… hasta que aparece un misterioso personaje que consigue bajarle los humos al campeón. La historia de ese personaje, de cómo y por qué aprendió a jugar, es la parte fundamental de la trama. Después de conocerla, los lectores viviremos de una forma muy intensa la partida final entre estos dos genios del ajedrez.

Los personajes de Novela de ajedrez son realmente interesantes:

Lo que más me gusta es que están construidos con muchos matices. Por ejemplo, el campeón de ajedrez es un hombre rudo, inculto, sin imaginación y al que todos desprecian por su falta de modales y su conversación estúpida. Sin embargo, tiene la suficiente inteligencia como para saber que tiene que evitar a la prensa, y cuando se relaciona con personas elegantes o cultivadas solo lo hace a cambio de dinero, porque nunca juega una partida sin cobrar.

Su contrincante, el misterioso señor B. (nunca se menciona su nombre completo) es un burgués refinado y muy culto, agradable con todos, prudente e inteligente. Y sin embargo, a pesar de ser consciente del peligro que suponen los nazis, a pesar de ser reservado y proteger sus secretos, acaba prisionero de la Gestapo.

Qué ironía, ¿no? Al final el que triunfa y se libra de los problemas es el zoquete al que todos consideran un cretino. Pero, por supuesto, eso no es casualidad.

Novela de ajedrez es, entre otras cosas, un estudio psicológico, y sus personajes una metáfora de cómo la población reacciona ante un régimen totalitario. La fuerza bruta, simbolizada mediante un hombre que solo se mueve por interés y es incapaz de empatizar con sus admiradores, aplasta a las personas sensibles y creativas que intentan vencerla mediante su inteligencia.

Descorazonador, pero muy realista.

El tema central de la historia es la soledad.

Los nazis encierran al señor B. en una habitación de hotel, y durante meses permanece allí, completamente aislado del mundo. No tiene nada con lo que distraerse y nadie habla con él. La soledad absoluta resulta ser una tortura tan terrible que está a punto de derrumbarse y confesar.

«Y se sigue esperando, y esperando, y esperando… y pensando, y pensando, y pensando… hasta que duelen las sienes. Y no ocurre nada. Y estás solo. Solo… Solo… «

Pero un día ocurre un milagro: consigue robar un libro. Ahora por fin tiene algo en lo que ocuparse, con lo que distraerse, y eso será lo que le permita soportar la tortura. Zweig sabía muy bien que un libro es un arma poderosa.

Esta novela habla también de lo peligrosas que pueden ser las obsesiones, y de los traumas irreversibles que se producen cuando se somete al cerebro a una tensión extrema durante mucho tiempo.

Novela de ajedrez es una maravilla técnica.

La forma en que Zweig entrelaza las historias de los tres personajes principales es muy hábil. Aunque hay saltos temporales y cambios de narrador, están escritos de manera que siempre tienes claro quién habla y de quién se está hablando.

Pero lo realmente impresionante es cómo se describe el cautiverio del señor B. Leemos la evolución que experimenta, cómo se va deteriorando día a día. Sentimos las cuatro paredes que lo encierran, la claustrofobia, el agobio, llegamos a involucrarnos tanto en su historia que se nos contagia su soledad. Cuando él pasea febrilmente por su habitación, nos sentimos inquietos. Cuando empieza a perder la cordura, no podemos evitar sentir pena y desear que todo se acabe antes de que el daño sea irreparable.

Lo mejor es que el autor consigue además escribir párrafos realmente bellos, de los que te hacen disfrutar por lo cuidado que está el lenguaje:

«Observaba cada pliegue de aquellos capotes, me fijaba por ejemplo en la gota que bajaba de una de las solapas mojadas, y esperaba con incoherente ansiedad ver si finalmente rodaría a lo largo del pliegue, o si resistiría a la fuerza de la gravedad y se mantendría adherida a la solapa. Sí, estuve mirándola largamente, los minutos se me hacían eternos, los ojos fijos y la respiración contenida, contemplando la lucha de aquella gota como si fuera en ello mi propia vida. «

Solo puedo hacerle una crítica a esta novela:

Hay un momento en el que el señor B. piensa que preferiría estar internado en un campo de concentración, porque le parece más fácil soportar el trabajo duro y el hacinamiento que la soledad. Entiendo que cuando escribió esta novela, Zweig no era consciente de los millones de personas asesinadas, ni de las aberraciones cometidas en esos campos. Aún así, ese fragmento me ha dolido, y me ha parecido una falta de respeto.

Pero también quiero insistir en que Novela de ajedrez es una crítica al régimen nazi,y una denuncia a sus métodos, sus torturas, y el expolio económico y artístico que llevó a cabo. En eso el autor es muy claro, aunque en mi opinión la crítica y la condena deberían ser mucho más severas.

Novela de ajedrez es una joya de la literatura.

El talento narrativo del autor es impresionante. En poco más de sesenta páginas consigue mezclar unos personajes psicológicamente complejos con la historia de una tortura, consiguiendo que el relato resulte ameno y adictivo, porque intriga e involucra al lector. Es una novela que se lee en unas horas, pero que deja poso y resulta difícil de olvidar. Además, nos hará emocionarnos e incluso sonreír irónicamente en algunos momentos.

Sin ninguna duda, os la recomiendo, y estoy segura de que vais a disfrutar mucho con su lectura. Y si os quedáis con ganas de más, podéis descubrir otra faceta del autor con uno de sus ensayos.

¿Qué opináis vosotros? Si habéis leído este libro, ¿os gustó? Si no lo conocíais, ¿os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un abrazo para todos. Nos leemos en la próxima entrada, y hasta entonces, no olvidéis seguir disfrutando de la lectura.

2 thoughts on “Novela de ajedrez de Stefan Zweig

  1. Respecto a la crítica que comentas, efectivamente Zweig, judío, no llego a ver el exterminio nazi. De hecho, él y su esposa se suicidaron en febrero de 1942 porque creían que el nazismo se iba a extender por toda Europa. 🙁

    1. Flecha-literaria 7 enero, 2020 — 11:00 am

      Muchas gracias por tu comentario. No conocía nada de la biografía del autor, pero ahora que me has dicho esto estoy de acuerdo contigo en que es muy triste. Espero que nunca más tengamos que volver a vivir algo tan terrible. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close