Rapsodia Gourmet, de Muriel Barbery

Rapsodia Gourmet narra el último día de vida de Pierre Athens, el crítico gastronómico más célebre del mundo. Este hombre sabe que está a punto de morir; y en sus horas finales lo único que le importa es recordar el origen de un sabor que un día le hizo feliz, y que ha olvidado hasta este momento. 

Es el propio protagonista el que nos va narrando sus recuerdos, todos relacionados con la comida, en la búsqueda de ese sabor misterioso.

” Así, casi a mi pesar, las palabras de mis amigos improvisados, que nimbaron el almuerzo con una gracia inédita, constituyeron la sustancia de mi festín, y lo que yo aprecié con tanta alegría fue el verbo y no las viandas. “

Entre recuerdo y recuerdo tenemos los testimonios, también en primera persona, de otros personajes muy relacionados con el protagonista: su médico, su esposa, sus hijos e incluso su gato. De esta forma descubrimos su crueldad, su soberbia, su desprecio hacia todos los que le querían, y cómo se sienten los demás al verlo morir. Pero también hay testimonios positivos, que convierten al protagonista en un personaje complejo, porque, como en la vida real, nadie es totalmente malvado, hasta el más villano tiene algún rasgo bueno.

Rapsodia Gourmet es una novela barroca, con descripciones llenas de adjetivos, en las que la comida siempre va asociada a alguna emoción. En algunas escenas me ha resultado excesiva, por ejemplo en la oda al pan, que considero demasiado larga. Sin embargo tiene otras escenas centradas en algún alimento que me han gustado mucho. Os copio un fragmento de una de ellas:

” El tomate crudo, devorado en el huerto, recién cogido, es el cuerno de la abundancia de las sensaciones simples, una cascada que se dispersa en la boca y reúne en ella todos los placeres…eso es el tomate, toda una aventura.”

Porque este crítico poderoso, que ha destruido y creado reputaciones, este hombre envidiado y aclamado, al final de su vida desdeña lo ostentoso y resalta la belleza y la importancia de lo simple. Porque aunque sólo hable de comida y de la búsqueda de un sabor, en el proceso revive a su manera lo que ha sido su vida, hace balance y se arrepiente. No de lo que debería, porque ni en su hora final pierde la soberbia. Pero sí de cómo ha sido su obra. Genio y figura hasta la sepultura.

Sin ninguna duda lo que más me ha gustado de esta novela son las páginas que no hablan de banquetes ni de comidas. Destaco especialmente las reflexiones de un mendigo, con el que nuestro protagonista se cruzaba todos los días, para mirarle con desprecio, sin darle nunca nada :

“Que se vayan a la mierda esos burgueses que se las dan de socialistas, esos que los quieren todo: sus vacaciones en la Toscana y que desaparezcan de las aceras los aguijones de su culpabilidad, pagar en negro a la asistenta y que todo el mundo escuche sus discursos de defensores altruistas…No vayan a pensar ustedes que todos los mendigos son de izquierdas, y que la pobreza le hace a uno revolucionario. Tú y yo somos de la misma especie.”

En esta novela Muriel Barbery vuelve a asombrarnos con su delicadeza, su sutileza y su forma tan original de tratar temas importantes: la diferencia de clases, la política, las culturas japonesa y francesa, las relaciones familiares, el amor… todos estos temas están presentes en esta obra.

Volvemos a encontrarnos con Renée, la maravillosa portera que ya conocimos en La elegancia del erizo, y podemos leer las reflexiones de otra niña que una vez más pone el dedo en la llaga como no puede hacerlo ningún adulto:

“Sé que todos están tristes porque nadie quiere a quien debería y como debería y porque no entienden que sobre todo es consigo mismos con quien están enfadados. “

Definitivamente Rapsodia Gourmet ha confirmado a Muriel Barbery como una autora admirable, con un estilo propio y un culto a la belleza de la palabra que hoy en día es difícil encontrar en obras modernas. Reconozco que no es un tipo de literatura que pueda gustar a todos, porque en ocasiones puede hacerse pesada o difícil de seguir. Pero a mí personalmente me entusiasma.

¿Qué opináis vosotros? ¿Lo habéis leído? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido hasta la próxima reseña. Un saludo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *