Reseña: Amor en minúscula de Francesc Miralles

“Amor en minúscula” narra la historia de Samuel, un hombre que está harto de su soledad. Un día un gato callejero se cuela en su casa, y cambia su vida por completo. La aparición del gato desencadena una secuencia de actos cotidianos, aparentemente insignificantes, que provocan un efecto mariposa muy singular, y un final dulce aunque un poco previsible.Este libro tiene todos los ingredientes para ser deprimente:

1-Un profesor de alemán muy culto y solitario, con problemas para relacionarse, y además un poquito pedante:

“Me ofende el mundo y sus tonterías”

“Supongo que dejé de sociabilizar por miedo a cosechar más decepciones”

2- Un anciano, también solitario, que sufre una angina;

“Samuel, me llevan al hospital. Necesito ayuda urgente, y sólo tú puedes dármela”

3. Un loco excéntrico de los que te hacen cambiar de acera si te los cruzas por la calle;

“Incluso cuando ya estaba caminando, acera arriba, podía sentir en mi espalda su mirada de lunático”

y sobre todo

4- La persecución de un sueño que parece imposible:

“Se me había ocurrido una idea desesperada: acudir a un adivino para que me pusiera sobre la pista…”

18128g

Sin embargo, el autor ha conseguido un tono muy positivo durante toda la novela. Yo por lo menos en ningún momento sentí tristeza, y eso que soy de lágrima fácil.

Los capítulos son muy cortos, y el ritmo es ágil. Está muy bien lograda la alternancia de episodios serios con momentos más distendidos. Y las apariciones estelares del gato, que siempre conducen a un giro en la trama, están muy bien escritas:

“En ese momento Mishima emprendió una carrera por el pasillo, como si hubiera entendido que aquella noche iba a ser importante….y debía mantenerse alerta y en plena forma”

“Amor en minúscula” tiene muy pocas descripciones, es corto y se lee fácilmente. A mí me ha gustado mucho. Me parece muy bonito escribir sobre actos cotidianos a los que nunca les damos importancia, porque al fin y al cabo, la felicidad muchas veces está en los pequeños gestos.

Y también he disfrutado con lo bien hilada que está la cadena de acontecimientos, cada uno muy coherente con el anterior, que hacen que un cambio tan drástico y radical en la vida del protagonista sea perfectamente creíble, esté perfectamente explicado, y además te involucra en la historia.

Universidad_de_Barcelona

Aún así, reconozco que no es un libro para todo el mundo, porque tiene muchísimas referencias culturales a los clásicos. Nos habla de Kafka, Goethe o Mendelssohn, por poner sólo algunos ejemplos. Y cuando al protagonista le da por filosofar, a veces suena un poco pedante.
Pero a mí eso no me molesta, porque me he centrado más en  las sorpresas y los giros inesperados, que me han hecho disfrutar mucho de la lectura.

En conclusión, creo que “Amor en minúscula” es una buena novela, con un mensaje positivo y optimista, muy bien escrita, y llena de curiosidades y detallitos muy interesantes.

Lo que más me ha gustado: La evolución del protagonista.
Lo que menos me ha gustado: El final es bastante previsible.

¿Vosotros la habéis leído?¿Qué opináis?

Por hoy me despido con un beso a todos. ¡ Hasta la próxima entrada!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.