Búscame donde nacen los dragos, de Emma Lira

Marina, una periodista madrileña, se refugia en Tenerife tras una dolorosa ruptura sentimental. Lo que en principio iba a ser un año sabático se transforma en una investigación antropológica apasionante, y un descubrimiento arqueológico sin precedentes.

descarga28129

Marina se instala en una finca de turismo rural. Una noche Ángel, el propietario, le cuenta que hace años se encontraron unos restos guanches en la finca, y él guarda una calavera que su abuelo consiguió esconder antes de que la Guardia Civil se llevara el hallazgo.

“Miré dentro de esos ojos vacíos y sentí vértigo, como si me estuviese cayendo dentro de ellos. No podía explicarlo, pero repentinamente tenía la imperiosa necesidad de saber qué habían mirado, por quién habían llorado…”

Marina se obsesiona con averiguar quién fue esa persona, contacta con un profesor de Antropología, viaja a Marruecos siguiendo una pista, se interna en pueblos sin electricidad ni agua corriente donde aún se vive como en siglos pasados, y vive una aventura apasionante. Paralelamente un misterioso comprador está empeñado en comprar la finca y ofrece mucho más dinero de lo que vale, es casi como si supiera algo que nadie más sabe. Durante todo el proceso hay muchas referencias a la historia de la isla y la vida de los guanches. Y una denuncia:

“Se sabe mucho más de civilizaciones como los mayas o los aztecas, que de los guanches. Puede que no sea comparable, pero Canarias está más cerca de España que América.”

guanches

 

“Búscame donde nacen los dragos” me ha parecido una obra bastante original. No es novela histórica, pero sí que habla de los guanches y de la conquista de Tenerife. Aunque la historia empieza con la separación de la protagonista, no es una novela de amor. Lo realmente importante en este libro es el misterio. Y el mensaje central lo dice bien claro uno de los personajes: la Historia está viva.

“Es el sitio más alto de la zona. A lo mejor era un lugar sagrado. O a lo mejor había un vigía aquí que vio los barcos de los españoles, el día que llegaron por primera vez a la isla.”

Me gustan mucho las referencias a la Conquista y la vida de los guanches. Sobre todo porque aún hoy en día hay muchas cosas que no se conocen. Hay un personaje muy entrañable en la novela, un anciano que conoce las antiguas leyendas. Él lo explica así:

“Las historias del tiempo de la conquista. Ésas siempre llegan distorsionadas. Hay intereses políticos, o juicios de clérigos que las escucharon y las censuraron…o familias mezcladas de aborígenes y conquistadores que luego no supieron decir a sus hijos quién había sido el bueno y quién el malo.”

Tenerife es una isla preciosa, y eso queda patente en las descripciones de la novela. Os pongo un ejemplo;

 “Estaba a los pies del Teide, de Echeyde, el lugar que habían admirado y respetado los guanches. La morada del demonio Guayota, al que había que aplacar y temer. Mi memoria ancestral se sentía sobrecogida ante la energía telúrica que emanaba de aquel espacio, como si un instinto mucho más viejo que yo fuera capaz de reconocer las fuerzas elementales de la naturaleza y postrarse ante ellas”

Hay cosas en “Búscame donde nacen los dragos” que no me han gustado. Por ejemplo, Marina tontea con dos hombres durante toda la historia, y en mi opinión la autora dedica demasiadas páginas a los coqueteos amorosos. Yo estaba deseando que se acabara ya el ligoteo para poder volver a leer sobre la investigación de Marina, que es mucho más interesante.

Los personajes están bien esbozados, pero me hubiera gustado que tuvieran más profundidad psicológica. Y hay algunos datos que no estoy segura de que sean correctos. Por ejemplo, la escritora insinúa que en las zonas rurales de Tenerife es muy habitual que en cuanto excavas un poco para hacer una obra te encuentras restos arqueológicos. Yo soy tinerfeña, y nunca he tenido esa impresión.

arico

Pero volvamos a lo positivo. Me gustaría destacar que la novela está escrita de una forma muy respetuosa, y retrata bastante bien la idiosincrasia de la isla y su gente. Me ha gustado la mención al Barranco de Badajoz y a Cathaysa, la canción de Pedro Guerra. Y en algunas escenas me he emocionado, por ejemplo:

“Las islas habían sido sometidas al yugo extranjero. Tenerife, la última, acababa de caer. La guerra y la enfermedad habían diezmado gravemente a la población. Las plazas del norte estaban derrotadas y las del sur se habían rendido, probablemente divididas entre la lealtad a sus hermanos de sangre y su legítimo deseo de poner fin a aquella contienda. Cargamentos de hombres y mujeres eran embarcados con destino a los mercados de esclavos…El futuro era desolador e incierto. Probablemente, encerrando a sus hijos en la necrópolis, Tigedit considerara que los estaba salvando de un destino mucho peor, que los estaba preservando junto al linaje al que pertenecían, en el lugar que les correspondía por derecho.”

En resumen, “Búscame donde nacen los dragos” me ha gustado. No le doy un diez, pero sí que es una lectura recomendable, en la que aprenderéis cosas interesantes que no sabíais sobre los guanches y la historia de Canarias.

Lo que menos me ha gustado: La vida sentimental de la protagonista, que me sobra y no aporta nada a la historia.
Lo que más me ha gustado: Todos los datos históricos sobre los guanches que no conocía.

¿Qué os parece? ¿Os suena interesante? ¿La habéis leído? Me encantará leer vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un beso a todos. Hasta pronto.

4 thoughts on “Búscame donde nacen los dragos, de Emma Lira”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *