Yerma de Federico García Lorca

Yerma es la trágica historia de una mujer presa de su honra, incapaz de resignarse a su destino, que en su afán por luchar contra un imposible aparta de su lado al único que podría ayudarla.

Yerma no puede tener hijos, lo que a su esposo Juan no parece importarle, porque tiene su trabajo para realizarse. Ella, sin embargo,  no concibe otra vida que la maternidad, de la cual tiene una imagen idealizada:

“Cada mujer tiene sangre para tres o cuatro hijos, y cuando no los tienen se les vuelve veneno, como me va a pasar a mí. “

yerma y marido

Yerma persigue a su marido, le insiste para seguir intentándolo, hasta el punto de que él empieza a apartarse de ella, porque realmente no entiende su desesperación.

Otro tema muy presente en esta obra es el de la honra. Juan insiste en que Yerma no salga de casa, es algo que se repite a menudo a lo largo del texto, y que aumenta la tensión en el matrimonio:

Juan: ¿Es que no conoces mi modo de ser? Las ovejas en el redil y las mujeres en casa. Tú sales demasiado. ¿No me has oído decir eso siempre?

Yerma: Justo. Las mujeres dentro de sus casas. Cuando las casas no son tumbas. Cuando las sillas se rompen y las sábanas de hilo se gastan con el uso. Pero aquí no. Cada noche, cuando me acuesto, encuentro mi cama más nueva, más reluciente, como si estuviera recién traída de la ciudad. 

Juan: No me gusta que la gente me señale. Por eso quiero ver cerrada esa puerta y cada persona en su casa. 

Yerma: Hablar con la gente no es pecado. 

Juan: Pero puede parecerlo. Cuando te den conversación cierra la boca y piensa que eres una mujer casada. 

Lo curioso es que Yerma no guarda la honra sólo por imposición social, sino porque ella realmente quiere hacerlo, ni se le ocurriría humillarse y rebajarse a sí misma entregándose a otro hombre.

tierra yerma

Es realmente impresionante cómo Lorca maneja las metáforas y las insinuaciones. No hay ningún contenido sexual explícito en esta obra, pero el deseo y sus manifestaciones se tratan de diferentes formas en varias escenas. Por un lado está la reacción de Yerma cuando una vieja le dice que para engendrar es importante sentir deseo por el marido:

“Yo me entregué a mi marido por mi hijo, y me sigo entregando para ver si llega, pero nunca por diversión. ¿Es preciso buscar en el hombre al hombre nada más? Entonces, ¿qué vas a pensar cuando te deja en la cama con ojos tristes mirando al techo y da media vuelta y se duerme? ¿He de quedarme pensando en él o en lo que puede salir relumbrando de mi pecho?”

yerma y víctor

Puede parecer que Yerma es una mujer fría, incapaz de sentir deseo. Pero no es cierto. Durante toda la obra hay pequeñas referencias, muy sutiles, a que hay otro hombre que sería capaz de hacerla vibrar, si ella lo permitiera.

En otro registro aparecen los comentarios pícaros de las lavanderas y algunas canciones que se cantan en el pueblo. Por ejemplo, en la romería de las casadas sin hijos.

Margarita_Xirgu_y_Pilar_Muñoz_en_Yerma

Si bien se representó como obra de teatro, en realidad este texto es un poema trágico en tres actos. Y como tal, contiene algunas escenas en verso. Por ejemplo, la preciosa canción de esperanzada maternidad que canta Yerma al principio. He aquí un fragmento:

“¿De dónde vienes, amor, mi niño?

De la cresta del duro frío

¿Qué necesitas, amor, mi niño?

La tibia tela de tu vestido.

Te diré, niño mío, que sí,

tronchada y rota soy para tí

¡Cómo me duele esta cintura,

donde tendrás tu primera cuna!

¿Cuándo, mi niño, vas a venir?”

yerma des

Pero también hay algunos fragmentos en prosa que destilan poesía. Hay uno que me ha emocionado especialmente:

“Porque estoy harta. Que estoy ofendida, ofendida y rebajada hasta lo último, viendo que los trigos apuntan, que las fuentes no cesan de dar agua y que paren las ovejas cientos de corderos, y las perras, y que parece que todo el campo puesto de pie me enseña sus crías tiernas, adormiladas, mientras yo siento los golpes de martillo aquí, en lugar de la boca de mi niño. “

Durante toda la obra la tensión va en aumento, y el trágico final, si bien impactante, está acorde con los personajes. Además, supone una liberación, la única manera de conseguir algo de paz para esta alma torturada, sin recurrir al tan manido suicidio. Me gusta especialmente porque Yerma, de esta manera, conserva su dignidad. Durante toda la obra ha mantenido que ella sólo se entrega a su esposo por su hijo, y me alegra ver que no pierde esa coherencia.

En definitiva, Yerma es una obra cargada de emoción y fuerza. Es la lucha entre la sumisión a un destino trágico, y el deseo de no conformarse y luchar hasta el final por cumplir un deseo. Es un texto maravilloso, es ARTE con mayúsculas.

¿Qué os parece esta propuesta? ¿Habéis leído esta historia? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido, nos leemos la próxima semana. Hasta entonces, disfrutad de vuestras lecturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *