Saltar al contenido

El fantasma de la ópera- Gaston Leroux

El fantasma de la ópera ha resultado ser una novela muy distinta a lo que me esperaba. En ella Gaston Leroux mezcla el romance con el terror, momentos cómicos con elementos góticos, y además juega a desconcertar al lector.

¿De qué trata?

En el edificio de la Ópera de París ocurren extraños acontecimientos que nadie consigue explicar. Varios empleados del teatro afirman haber visto a un ser misterioso, y sus directores reciben cartas con exigencias y condiciones firmadas por El fantasma de la ópera. Cuando se niegan a cumplirlas suceden accidentes mortales. Todo se complica cuando el fantasma se enamora de una de las cantantes, y su prometido lucha contra él para recuperarla.

Ópera de París

La historia está contada como una investigación periodística.

El narrador relata los sucesos con toda su carga dramática, tal y como los vivieron sus protagonistas. Después nos presenta el resultado de sus pesquisas, que aclaran todas las dudas y exponen todos los trucos utilizados por el fantasma. Me gusta esta estructura, porque consigue crear mucha tensión e intriga en el lector, pero también cierra todas las tramas de forma coherente. Al final, todo queda explicado, y eso para mí es importante.

El tono del narrador es bastante neutro, aunque a veces tiene sus momentos irónicos, casi humorísticos. Sin embargo, la obra en general resulta muy intensa, porque predominan las pasiones exaltadas del triángulo amoroso. A mí me resultó excesivamente emotiva en algunos momentos.

El mundo del teatro está muy bien retratado.

Me complace que el autor hable de los trabajadores invisibles, como los cerradores de puertas o el exterminador de ratas. También se nota que se documentó para describir perfectamente la zona de los tramoyistas, la iluminación, los camerinos… todo está reflejado. Incluso la esclavitud laboral y las condiciones inseguras en las que trabajaba el personal, que podía ser despedido arbitrariamente en cualquier momento. 

Otro detalle interesante es que a lo largo de la narración aparecen frecuentes menciones a obras y compositores, muchos de ellos poco conocidos.

Carl Maria von Weber, compositor alemán

La novela también trata la ópera como lugar de reunión social, y como excusa para describir la guía de comportamiento del perfecto ciudadano de París:

«Nunca será parisiense quien no haya aprendido a poner una máscara de alegría sobre sus dolores y el “antifaz” de la tristeza, del hastío y de la indiferencia sobre su íntima alegría». 

Las descripciones son un punto fuerte de El fantasma de la Ópera.

En general, la ambientación de toda la obra es bastante buena. Me parece especialmente interesante la descripción de los lugares ocultos, las trampillas y entradas secretas, y todo lo que hay en los sótanos, como el lago subterráneo.

Algunas descripciones son poéticas; otras son muy cinematográficas, puedes ver la escena mientras la lees. Por ejemplo, hay un momento en el que los protagonistas se encuentran en un cementerio, con una ambientación gótica muy bien lograda, que da escalofríos al leerla.

Los personajes, sin embargo, son muy irregulares.

El fantasma de la ópera, sin duda, es el personaje mejor construido de la obra. El autor nos da toda la información necesaria para entender quién es y por qué actúa así. Leroux es muy hábil, porque consigue que sintamos pena por él, a pesar de sus crímenes.

Christine, la protagonista femenina, me parece insoportable por su falta de coherencia. En algunas escenas es la perfecta virgen, pura e inocente, a la que un héroe tiene que salvar. En otras, de repente y sin venir a cuento, se transforma en una mujer que insiste en que tiene derecho a tomar sus propias decisiones sin que nadie la interrogue. Sus diálogos son desconcertantes, porque cambia frecuentemente de humor sin dar explicaciones; además, están llenos de clichés y su trama no puede ser más tópica.

Raoul, su enamorado, sí que resulta más creíble, dentro de los cánones de la época. Sin embargo, es demasiado plano para mi gusto, le falta profundidad.

Por otra parte, hay dos personajes secundarios que me parecen interesantes.

Madame Giry, la acomodadora, tiene mucho carácter. Además de ser el nexo necesario entre el fantasma y el mundo real, sus escenas son muy satisfactorias por su forma de relacionarse con los ricos y poderosos.

El Persa es el único que conoce el pasado y los secretos del fantasma. También es un personaje misterioso, aunque de otra forma, y me resulta simpático por su discreción y humildad.

El fantasma de la ópera contiene escenas maravillosas.

El autor sabe jugar con las percepciones y expectativas, tanto del lector como de sus personajes.

Los recuerdos de infancia de Christine y Raoul, cuando iban de casa en casa pidiendo cuentos y leyendas, son preciosos. Tienen el punto justo de emotividad y de ternura, sin caer en los excesos en los que incurren en otros momentos de su relación.

Las escenas de miedo y tensión están muy bien escritas. Todo lo relacionado con la cámara de torturas es impresionante, y más por la mención a la pequeña sultana, que le da un tono aún más siniestro.

Hay giros sorprendentes, como la elección entre el escorpión y el saltamontes, que me gustó mucho por lo que tiene de manipulación psicológica.

Por otra parte, creo que Leroux supo dosificar muy bien los momentos de alivio cómico. La escena del gallo, por ejemplo, es divertida y está muy bien integrada en la narración.

Sin embargo, la novela en su conjunto me resultó decepcionante.

La introducción es demasiado larga, e incluye situaciones y personajes totalmente prescindibles.

Por otra parte, la tensión y el ritmo narrativos están mal gestionados. Toda la acción se concentra en los últimos capítulos, así que la lectura en algunos momentos me aburrió. Si se hubiera contado la misma historia en forma de relato, me habría parecido excelente. Pero en la novela sobran muchas páginas, especialmente las dedicadas al triángulo amoroso.

En definitiva, El fantasma de la Ópera es el ejemplo perfecto de una buena idea mal ejecutada.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leído este libro? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un abrazo para todos. ¡Leed mucho!

Compártelo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *