El guardián invisible – Dolores Redondo

Un asesino misterioso. Una inspectora que tiene que luchar contra sus propios demonios mientras resuelve un caso especialmente complicado. Elementos esotéricos y leyendas arcaicas que cobran vida. Si mezclamos todos estos ingredientes obtendremos El guardián invisible, una novela muy especial, con el equilibrio justo entre emoción y razón, lógica e intuición.

El peso de la trama lo lleva la investigación de los crímenes.

No se trata de una deslumbrante exhibición de lógica, como en Sherlock Holmes. Más bien es el retrato de una investigación que progresa lentamente. Visitamos la sala de autopsias, acompañamos a los policías en el trabajo de campo, los vemos enfrentarse a la frustración y a las traiciones internas. Todo este realismo es muy necesario, para equilibrar la narración.

Tirada de cartas de tarot

Porque lo que hace diferente a El guardián invisible es, precisamente, la parte menos realista.

Las cartas del Tarot, el vudú y las leyendas sobre seres sobrenaturales serán muy importantes para la investigación. Lo que más me ha gustado es que son precisamente los científicos los que sugieren a la protagonista que abra la mente y deje de lado su escepticismo. Como la magnífica explicación de un antropólogo, que os resumo aquí:

«Fueron obsesos medio enfermos como el inquisidor de Bayona los que emprendieron la guerra sin cuartel contra las antiguas creencias, consiguiendo con su locura justo el efecto contrario. Lo que siempre había formado parte de las creencias de la gente se convirtió de pronto en algo maldito. Pero antes, la antigua religión había formado parte de los moradores del Pirineo durante cientos de años sin causar problemas, incluso conviviendo con el cristianismo…»

El tercer ingrediente es la historia personal de la inspectora.

A lo largo de la narración, se van insinuando muy sutilmente elementos que acrecientan la curiosidad del lector sobre su pasado. Sabemos que esconde algo, que está luchando contra algún recuerdo doloroso, pero hasta el final no descubrimos de qué se trata.

Son párrafos llenos de emoción, que contagian angustia, desconcierto, incluso miedo. Pero también nos hacen admirar a la protagonista. No todo el mundo sería capaz de enfrentarse a crímenes tan atroces, mientras convive cada día con ese terror. Para mí, la revelación del secreto de la inspectora fue aún más impactante que los asesinatos.

Estos elementos hacen de El guardián invisible una novela muy completa. 

Es importante señalar que el final también está a la altura. La autora, muy hábilmente, introduce pistas falsas que te llevan a sospechar de la persona equivocada. Así que me quedé muy sorprendida cuando se descubre quién está cometiendo esos asesinatos, y sobre todo, por qué lo hace.

Hay otros detalles muy atrayentes en El guardián invisible. 

Los párrafos en los que se habla del carácter de la gente del pueblo, lo difícil que fue durante siglos sobrevivir en el valle del Baztán y la tenacidad que requerían sus moradores para vencer a la naturaleza me han cautivado.

Bosque con río.

El amor por los paisajes de la zona, y especialmente por el bosque, que transmite Dolores Redondo me parece muy bonito:

«Todos los bosques son poderosos, algunos son temibles por profundos, por misteriosos, otros por oscuros y siniestros. El bosque del Baztán es hechizante, con una belleza serena y ancestral que evoca sin buscarlo su parte más humana, la parte más etérea e infantil, esa que cree en las maravillosas hadas».

El guardián invisible también tiene sus defectos.

Hay una parte de la novela en la que la inspectora se dedica a pasear y contarnos la historia del pueblo. Durante ese fragmento perdí por completo el interés, porque el ritmo es demasiado lento. La autora detalla profusamente los edificios destacados y los nombres de las calles. Está claro que esa información no va a aportar nada a la trama, y tampoco es necesaria para la ambientación, que por lo demás está muy bien lograda. Así que ese capítulo me resultó muy aburrido. 

Por otro lado, creo que se le podría haber sacado más partido a la trama sobrenatural. Me gustaría que hubiera más historias sobre El guardián invisible, o más avistamientos. 

En resumen, El guardián invisible me parece una novela interesante.

La historia atrapa, porque explora lo mejor y lo peor del ser humano, nos hace pensar pero también emocionarnos, y nos mantiene en vilo hasta que conseguimos descifrar todos los misterios.

Yo disfruté más de lo que esperaba con esta lectura. 

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leído esta novela? ¿Os apetece darle una oportunidad? Espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un cariñoso saludo a todos. Hasta la próxima reseña, seguid disfrutando de la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close