Saltar al contenido

Poesía completa — Emily Brontë

Emi­ly Bron­të era una escrito­ra hon­es­ta, que no dud­a­ba en retratar la crudeza del mun­do. Sus ver­sos son muy visuales y trans­miten emo­ciones intensas.

Yo he leí­do esta edi­ción de Alba, que reúne todos sus poe­mas en inglés, acom­paña­dos de una exce­lente tra­duc­ción de Xan­dru Fernández.

Hay varios temas centrales en la poesía de Emily Brontë.

Tenien­do en cuen­ta la época en la que se escri­bieron, no me ha sor­pren­di­do encon­trarme con ver­sos que hablan de Dios, del más allá, o del sufrim­ien­to que supone vivir. Pero sí me asom­bra la capaci­dad de esta auto­ra para crear imá­genes tan vívi­das de la guer­ra y la venganza.

La muerte está muy presente, y se aborda desde diferentes puntos de vista.

Algunos poe­mas hablan de cómo sobre­vivir a la pér­di­da de un ser queri­do. A mí me gus­ta mucho el que se tit­u­la Remem­bran­za.

Emi­ly Bron­të se cen­tra en los vivos, porque los muer­tos ya no sien­ten, como vemos, por ejem­p­lo, en Can­ción. De hecho, la idea de que la muerte puede ser algo pos­i­ti­vo es un tema recur­rente en este libro. Me fasci­na cómo lo tra­ta en Estro­fas.

En uno de los poe­mas más boni­tos de esta antología, tit­u­la­do F. de Sama­ra para A.G.A, el pro­tag­o­nista lle­ga inclu­so a suicidarse:

Mi mano está mojada, 

la san­gre mana de mi corazón para com­prar la dicha… ¡de olvidar!

No faltan tampoco las apariciones de fantasmas.

Este frag­men­to pertenece al poe­ma número once (sin títu­lo), inclu­i­do en Poe­mas fechados.

 Y en ver­dad a mi lado

vi una cosa sombría

casi indis­tin­guible, y aún así su presencia

la san­gre me heló con un miedo espantoso

y un más espan­toso asombro.

Además de esos temas centrales, su poesía trata también otros asuntos.

El poe­ma Esper­an­za, por ejem­p­lo, es uno de mis favoritos. Y una rareza, porque es el úni­co ded­i­ca­do a este motivo.

Lo mis­mo pasa con A la Imag­i­nación, el primer poe­ma de esta auto­ra que leí.

Puesto que no hay esper­an­za en el mun­do exte­ri­or, doble­mente apre­cio el mun­do interior, 

tu mun­do, en que ni el fraude, ni el odio, ni la duda, 

ni la fría descon­fi­an­za brotan jamás;

donde tú y yo, y la Libertad

ten­emos sober­anía indisputable. 

Tras haber leído este libro, me he enamorado por completo de la poesía de Emily Brontë.

Me atraen espe­cial­mente los ver­sos que impli­can acción y movimiento.

Por ejem­p­lo, en el poe­ma Can­ción real­mente puedes sen­tir la agitación de los per­son­ajes. Además, el rit­mo trans­mite la sen­sación de urgencia.

Le vi mar­car la roca con las huel­las de sus cascos

cuan­do dejó ráp­i­da­mente la llanura, 

oí en la pro­fun­di­dad el eco del golpe

volver a resonar. 

¡Oh, noble cabal­lo, man­tén el rumbo!

Están sigu­ien­do tus huellas. 

Pica espuelas, jinete, pica espuelas o tu fuerza será inútil. 

La muerte sopla a los cua­tro vientos

Mis favoritos son los poemas sobre guerras y batallas.

Es increíble lo bien escritos que están, toda la emo­ción que trans­miten. Aquí os dejo algunos ejem­p­los, extraí­dos de dis­tin­tos poe­mas, todos inclu­i­dos en este libro:

En igle­sias saque­adas y reple­tas de muertos, 

el cabal­lo de tiro relinch­a­ba hambriento.

El sol­da­do heri­do des­cans­a­ba su cabeza

bajo cámaras sin techo salpic­a­das de sangre. 

¡Cuan­do luchan los pari­entes, Dios ayude a los débiles!

Es inútil bus­car la piedad de un hermano. 

Al prin­ci­pio hir­ió mi caballerosidad

unirme a ellos en esa crueldad, 

mas me endurecí: aprendí a presentar

una facha­da de hier­ro frente a la ple­garia del terror, 

aprendí a hac­er oídos sordos

a los gemi­dos de la tor­tu­ra, tan bien como ellos. 

Estos poemas no son una lectura fácil.

Yo leía dos o tres cada día, para poder enten­der­los bien y sabore­ar­los con cal­ma, así que tardé meses en ter­mi­nar el libro.

Hay que ten­er en cuen­ta que muchos están rela­ciona­dos entre sí. Son como piezas de un puz­zle, que al jun­tarse con­for­man una his­to­ria épi­ca. Nos hablan del enfrentamien­to entre dos reinos, en el que no solo hay batal­las, sino tam­bién traiciones, amor, un largo exilio y un deseo de ven­gan­za, entre otros temas interesantes.

El libro incluye tam­bién poe­mas auto­con­clu­sivos, no todos for­man parte de esa historia.

La poesía com­ple­ta de Emi­ly Bron­të es sub­lime, creo que tar­daré mucho en encon­trar otra lec­tura que me impre­sione tan profundamente.

¿Qué os parece esta prop­ues­ta? ¿Habéis leí­do algún poe­ma de esta auto­ra? ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do has­ta la próx­i­ma reseña con un abra­zo para todos.

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. La sen­sación que te deja Cum­bres Bor­ras­cosas es de nos­tal­gia y de que quer­er más, de que no acabe ahí y haya algo más escrito de su auto­ra. Con el hecho de las pub­li­ca­ciones de los poe­mas de Emi­ly Bron­të hace que la ansiedad adquiri­da se desvanez­ca un poco; es, por com­parar, que des­cubras que hay otra tem­po­ra­da de tu serie favorita, o que ten­gas una segun­da parte de esa pelic­u­la que tan­to te emo­cionó. Nue­stro secre­to? Que nun­ca nos atre­vi­mos a leer nada, por si, no acabas de conec­tar o revivir lo que sen­tiste con su obra majes­tu­osa. El hecho de que hayas escrito frag­men­tos de su poesía y sobreto­do el que habla de la guer­ra, nos ha lla­ma­do mucho la aten­ción y nos qui­ta un poco el miedo al dis­gus­to. Así que sí, nosotros nos atreve­mos a leer la poesía de Emi­ly Bron­të y sobreto­do a dis­fru­tar­la y analizarla. Muchas gra­cias por ello.
    La Ferdinandea.

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Sin duda, Cum­bres Bor­ras­cosas es mi nov­ela favorita de todos los tiem­pos, por su fuerza, su oscuri­dad, su valen­tía inclu­so si tienes en cuen­ta la época y las cir­cun­stan­cias en las que se escribió. Así que entien­do la sen­sación de no quer­er que nada te la estropee. Yo me resistí durante mucho tiem­po has­ta que encon­tré ese poe­ma que me fascinó tan­to que me dio ganas de leer más. Muchas gra­cias por leer la entra­da y por tu comen­tario. Espero que dis­frutes de los poe­mas. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *