Saltar al contenido

Momentos estelares de la humanidad-Stefan Zweig

Momen­tos este­lares de la humanidad es un libro grandioso.

¿Porque expli­ca situa­ciones que real­mente cam­biaron el cur­so de la His­to­ria? Sí, sin duda. Pero, sobre todo, por cómo las describe.

Stefan Zweig era un maestro del estilo.

En esta obra hay batal­las detal­ladas des­de el pun­to de vista de la grandeza y la inteligen­cia de los con­trin­cantes; fra­ca­sos per­son­ales que supusieron una vic­to­ria para el futuro de la humanidad; y tam­poco fal­tan los instantes espe­ciales que han mar­ca­do la His­to­ria del Arte.

El tono en que están descritos varía. A veces es épi­co, a veces tier­no, tri­un­fal, o inclu­so melancóli­co, pero siem­pre es el más ade­cua­do a lo que está narrando.

Momentos estelares de la humanidad contiene catorce miniaturas históricas.

Todas ellas son exce­lentes, porque Zweig era un mag­ní­fi­co escritor. Pero no puedo analizarlas en detalle, así que haré un breve comen­tario de cada una.

Cicerón

Cicerón

Este capí­tu­lo nar­ra el fin de la repúbli­ca romana, y la lucha de este estadista por evi­tar que se instaurase una dic­tadu­ra. Nos cuen­ta los últi­mos meses de vida de Cicerón, pero se cen­tra prin­ci­pal­mente en las reflex­iones filosó­fi­cas y los escritos que nos legó. Es una his­to­ria de vilezas, dudas y lec­ciones que, por des­gra­cia, aún no hemos aprendido.

“La jus­ti­cia y la ley, por sí solas, deben ser los férre­os pilares del Esta­do. Los real­mente hon­ra­dos, y no los dem­a­go­gos, son los que tienen que alcan­zar el poder. Y es un deber negar la obe­di­en­cia a esos ambi­ciosos que arrebatan el gob­ier­no al pueblo”.

La conquista de Bizancio

Todo este rela­to es muy inten­so, porque nar­ra la lucha por la super­viven­cia de una ciu­dad que se sabe con­de­na­da. En él encon­traremos actos hero­icos, grandes ideas y pequeños detalles que, aunque no parez­can impor­tantes, pueden decidir el final de una batalla.

Huida hacia la inmortalidad

Este episo­dio nar­ra el des­cubrim­ien­to del océano Pací­fi­co. Su pro­tag­o­nista es Vas­co Núñez de Bal­boa, del que el autor nos mues­tra lo mejor y lo peor. Podríamos resumir­lo en este fragmento:

“Mez­cla úni­ca e inex­plic­a­ble, la que se da en el carác­ter y en la for­ma de actu­ar de los con­quis­ta­dores españoles. Pia­dosos y creyentes, invo­can a Dios de todo corazón, y al mis­mo tiem­po come­ten en su nom­bre las atro­ci­dades más ver­gonzosas de la His­to­ria. Capaces de los más mag­ní­fi­cos y hero­icos méri­tos del val­or, del sac­ri­fi­cio y con una gran resisten­cia frente a las pri­va­ciones, se enfrentan y engañan unos a otros del modo más escan­daloso. Y en mitad de sus bajezas, aún hacen gala de un mar­ca­do sen­timien­to del hon­or, y de un sen­ti­do prodi­gioso y ver­dadera­mente admirable de la mag­ni­tud históri­ca de su misión”.

La resurrección de Georg Friedrich Händel.

En este Momen­to Este­lar, el autor nos hace entrar en la mente y las emo­ciones del genial com­pos­i­tor. Vivi­mos su lucha con­tra la enfer­medad, sus momen­tos de deses­peración, y sobre todo, el nacimien­to de su gran obra: El Mesías. El tono es ínti­mo, cen­tra­do en las emo­ciones del artista. Me con­mueve cómo describe lo que sen­tía Hän­del al componer.

El genio de una noche

Este capí­tu­lo refiere cómo nació La Marselle­sa, ese him­no que sig­los después sigue emo­cio­nan­do, y no solo a los france­ses. Pien­so, por ejem­p­lo, en esa esce­na de la pelícu­la Casablan­ca, en la que La Marselle­sa sim­boliz­a­ba la lib­er­tad para todos los pueb­los y cre­dos. Zweig nos cuen­ta cómo y por qué nació esta músi­ca, pero tam­bién qué pasó después con ella y con su creador. La his­to­ria es real­mente interesante.

Napoleón Bona­parte

El minuto universal de Waterloo

En este episo­dio des­cubrire­mos por qué Napoleón perdió su batal­la más deci­si­va. Es un Momen­to Este­lar trep­i­dante, que huele a pólvo­ra y san­gre, que sue­na a cañones retum­ban­do y al trote de los cabal­los a la car­ga. Es una par­ti­da de aje­drez entre dos grandes mentes, dos gen­erales que han pasa­do a la his­to­ria. Es emo­cio­nante, en todos los sen­ti­dos. Tam­bién hay tris­teza, cul­pa, vergüen­za, y una lec­ción: la obe­di­en­cia cie­ga, sin análi­sis, puede con­ducir al desastre.

La elegía de Marienbad

Cuan­do Goethe tenía sesen­ta y cua­tro años, con­sigu­ió super­ar una grave enfer­medad. Para él fue como renac­er, y así como había redes­cu­bier­to la vida, tam­bién des­cubrió de nue­vo el amor y la pasión. Toda esa expe­ri­en­cia la plas­mó en su poe­ma más sig­ni­fica­ti­vo: La elegía de Marienbad.

En este episo­dio, Zweig rela­ta, con mucho respeto y ter­nu­ra, lo que vivió y lo que sin­tió Goethe mien­tras com­ponía ese poe­ma. Cono­cer esta his­to­ria nos ayu­da a inter­pre­tar y a enten­der mejor sus versos.

Goethe

El descubrimiento de El Dorado

Esta es la his­to­ria de Johann August Suter, emi­grante en bus­ca de una nue­va vida. Tras muchas difi­cul­tades y pri­va­ciones, con­sigue crear todo un impe­rio. Y lo pierde. Y lo vuelve a crear. Y lo vuelve a perder.

Se tra­ta de una aven­tu­ra impre­sio­n­ante, que me ha sor­pren­di­do mucho. Para que os hagáis una idea, copio tex­tual­mente un fragmento:

“Aún hoy, San Fran­cis­co, todo un país, se alza sobre sue­lo ajeno”.

Momento heroico

Este capí­tu­lo recoge el momen­to exac­to en el que sacan de prisión a Dos­toievs­ki (el céle­bre escritor ruso), lo atan al paredón y le ven­dan los ojos para fusilar­lo. Nosotros esta­mos den­tro de Dos­toievs­ki, vien­do lo que él ve, sin­tien­do lo que él siente, así que esta lec­tura es una expe­ri­en­cia inten­sa. El tex­to está redac­ta­do en for­ma de prosa poéti­ca, y es pura belleza.

Telé­grafo

La primera palabra a través del océano

Este episo­dio me parece espe­cial­mente intere­sante. Se tra­ta de la lucha por con­seguir conec­tar medi­ante telé­grafo a Europa con Esta­dos Unidos. Ten­emos rep­re­sen­ta­do lo mejor y lo peor del ser humano: la mezquin­dad, la cobardía, y los juicios pre­cip­i­ta­dos, frente al tesón, el esfuer­zo y la capaci­dad de sobre­pon­erse al fracaso.

La huida hacia Dios

Este es el Momen­to Este­lar que menos me ha gus­ta­do, porque es el úni­co que no retra­ta un suce­so real.

Ste­fan Zweig aclara que este tex­to pre­tende ser el últi­mo acto de la obra de teatro Una luz bril­la en las tinieblas, escri­ta por Lev Tol­stói.

Quiero aclarar que, a niv­el lit­er­ario, es una exce­lente pieza teatral.

Nos habla de la lucha inter­na de Tol­stói, que quiere hac­er lo que sabe que es cor­rec­to, pero es demasi­a­do cobarde para hac­er­lo. Habla tam­bién de la rev­olu­ción rusa, del egoís­mo humano y de la religión. Son temas real­mente intere­santes, y me gus­ta mucho cómo los desar­rol­la. Los per­son­ajes tam­bién están muy bien definidos. De hecho, la obra se me hizo corta.

Polo Sur

La lucha por el polo sur

En este capí­tu­lo acom­pañamos al capitán Scott y a sus hom­bres, en el inten­to de ser los primeros en pis­ar el Polo Sur.

Está tan bien escrito, que al leer­lo com­par­ti­mos inevitable­mente lo que sien­ten los pro­tag­o­nistas. Primero la ilusión, la esper­an­za; después el dolor, la deses­peración, el sen­timien­to de que todo es inútil. Vemos cómo van sucumbi­en­do, suf­rimos el ham­bre, el vien­to, la con­gelación, la soledad. El capitán Scott, cuan­do se da cuen­ta de que la muerte es inevitable, escribe unas car­tas tan con­move­do­ras que me emo­cioné al leer cómo las describe Zweig.

Este es uno de mis Momen­tos Este­lares favoritos.

El tren sellado

Durante la segun­da guer­ra mundi­al, Suiza es un pequeño paraí­so, en el que Lenin vive de incóg­ni­to, sin lla­mar la aten­ción. Cuan­do se entera de que en Rusia ha estal­la­do la rev­olu­ción, decide que tiene que volver a su patria, cueste lo que cueste. Pero, ¿cómo atrav­es­ar una Europa en guer­ra sin que lo deten­gan? Eso, y las deci­siones morales que impli­ca, es lo que nos cuen­ta Zweig en este episodio.

Wilson fracasa

Tras dos guer­ras mundi­ales, Europa está destroza­da. Entonces, un ide­al­ista inten­ta unir a todos los poderes (políti­cos, mil­itares y económi­cos), para con­stru­ir una paz duradera. Woodrow Wil­son, pres­i­dente de Esta­dos Unidos, quiere unas leyes que garan­ti­cen que nun­ca más volverá a haber una guer­ra. Su lucha está refle­ja­da en este Momen­to Este­lar. Y, como indi­ca el títu­lo, su decep­ción también.

En conclusión, Momentos estelares de la humanidad es una obra excepcional.

Su lec­tura nos invi­ta a ver­nos como parte de un todo más amplio. Con inde­pen­den­cia de nacional­i­dades, época históri­ca o creen­cias par­tic­u­lares, todos somos seres humanos. Estos catorce episo­dios demues­tran que la decisión de uno de nosotros, en un momen­to deter­mi­na­do, real­mente puede cam­biar el cur­so de la His­to­ria. Y eso nos afec­ta a todos.

Este libro me ha emo­ciona­do, hecho reflex­ionar, y moti­va­do a seguir apren­di­en­do. He dis­fru­ta­do tan­to con él, que no descar­to volver a leer­lo el año que viene.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do con un car­iñoso salu­do a todos. Has­ta la próx­i­ma reseña, seguid dis­fru­tan­do de la lectura.

 

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. Un aporte muy intere­sante. Gra­cias por la ilus­tración. Un cor­dial saludo.

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Muchas gra­cias por comen­tar, Key­la. Espero que te ani­mes a des­cubrir a este autor, es uno de mis favoritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *