Distinguir entre autor y obra, ¿Sí o no?

Hay escritores antipáticos, groseros, políticamente incorrectos, o incluso que disfrutan con el maltrato animal. Hay autores que como persona son impresentables. Y sin embargo producen auténticas obras de arte, escriben de una forma sublime, consiguen emocionarnos al leer sus textos.

A veces me han preguntado, “¿Cómo puedes leer a este autor, sabiendo que defiende públicamente cosas que odias? Y yo siempre respondo lo mismo: “Porque separo al autor de su obra”.

Seamos sinceros. Si antes de disfrutar de una obra de arte tenemos que estudiarnos la biografía del autor, para saber si leerla o no, nos perderíamos grandes obras de la cultura. Y esto mismo pasa con pintores, escultores, músicos, y cualquier otro artista.

Yo no sólo condeno, sino odio y aborrezco cualquier tipo de discriminación o maltrato hacia las mujeres. Y sin embargo no pude evitar emocionarme ante el Guernica, que me sigue pareciendo una obra impresionante, a pesar de saber que Picasso no era precisamente un santo.

wilde

Sin esta separación entre el artista y la obra, un homófobo no podría leer a Oscar Wilde, y se perdería un clásico tan imprescindible como “El retrato de Dorian Gray”. Por cierto tampoco podría disfrutar de la Capilla Sixtina.

capilla sixtina

Hay rumores de que Shakespeare consumía drogas, ¿tenemos que dejar de leer sus obras por ello?

No podemos olvidar que un escritor no deja de ser un ser humano, con sus virtudes y sus defectos. Y puede que no nos guste un aspecto concreto de cómo piensa u obra una persona, pero eso no debería impedirnos ver sus cosas buenas.

ernest-hemingway-con-una-de-las-escopetas-con-la-que-se-suicido-de-un-tiro-en-la-boca

Hemingway no era precisamente abstemio, y además se suicidó, o sea que tampoco podríamos disfrutar de “El viejo y el mar” o “¿Por quién doblan las campanas?”
Y ya si hablamos de textos escritos hace siglos, ¿Conocemos de verdad en profundidad lo que creían, pensaban, y sentían cada uno de los escritores griegos clásicos? Si no conseguimos separar al autor de su obra, no podríamos leer “La odisea”, porque, ¿cómo podemos estar seguros de que Homero llevaba una vida y tenía unos valores con los que estamos de acuerdo?

Ese es uno de los motivos por los que no me gusta leer la biografía del autor. Yo creo que la obra tiene que hablar por sí misma, ya sea un libro, un cuadro, una foto, o una pieza musical. En ningún caso la vida privada del autor, su día a día, me interesa lo más mínimo.
Otra cosa es que seamos conscientes de la época, porque si no sabes cómo eran los valores de la época victoriana, no puedes entender la obra de Dickens,o de mis adoradas hermanas Brontë, por ejemplo.

¿Vosotros qué opináis? ¿Os influye el autor a la hora de leer su obra? Me encantará leer vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un beso para todos. Hasta pronto.

4 thoughts on “Distinguir entre autor y obra, ¿Sí o no?”

  1. Totalmente de acuerdo contigo. He leido reseñas de gente que ponía verde un pedazo de libro sólo porque el autor no le caía bien por cualquier motivo. Para eso que escriban una columna de opinión.

    Un saludo.

  2. Hola. Muy buena entrada, yo jamás miro la biografía del autor, por ello en mi blog no las encontrarás en mis reseñas, porque me parece algo demasiado irrelevante, por supuesto separo obra de autor sin duda.
    Muchos besos, nos leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *