Un tranvía llamado deseo de Tennesse Williams

“Un tranvía llamado Deseo” narra el choque entre dos mundos: Blanche, una mujer refinada criada como dueña de una plantación, y su cuñado Stanley, un proletario rudo y sin modales. El texto trata también de la locura, los traumas, los malos tratos y describe a una mujer que no es capaz de adaptarse al mundo real y se refugia en sus fantasías.

Es un texto fácil de leer. Como obra de teatro que es, tiene muchas acotaciones que describen el decorado y la ambientación. El resto son únicamente diálogos, y van directos al grano. En tres horas se termina la lectura, pero entonces es cuando empiezas a rumiar y a procesar lo que has leído, y el impacto a mí me ha durado bastante.

9788484283317_1

Empecemos por lo técnico. La ambientación está muy bien lograda, y en gran parte debido a la música, muy presente en todo el texto. Si al leer consigues imaginarte la escena, con la música de fondo y el decorado, es toda una experiencia.

Las descripciones son muy breves pero transmiten a la perfección el ambiente un poco sórdido de un barrio pobre, con mezcla de culturas que conviven pacíficamente y donde la violencia doméstica es lo más normal del mundo.

Allí aparece de pronto Blanche. Ese personaje es impresionante. Basta una frase para describirla:

“No aguanto que una bombilla no tenga lámpara. Ni tampoco aguanto un comentario vulgar o un gesto de mala educación”

Desde el principio notamos que Blanche no está bien. Siempre nerviosa, extremadamente sensible, bebe demasiado e insiste en que no le de la luz, para que nadie pueda adivinar su edad. Y no es extraño, teniendo en cuenta lo que ha pasado:

“Incluso los viejos dicen: “!No dejes que me vaya!” ! Como si pudieras impedirlo!¿Cómo demonios crees que pudimos pagar tanta enfermedad y tanta muerte? La muerte es muy cara, señorita Stella.”

Por su parte Stella, la hermana de Blanche, parece realmente feliz. Está enamoradísima de su marido, espera un hijo, y no tiene ningún inconveniente en que su casa y su barrio sean sucios y pobres. Tampoco le molesta que Stanley de vez en cuando se ponga agresivo y le pegue, aun estando embarazada. Es algo que también le pasa a la vecina de arriba, y que casi todos los amigos de Stanley hacen con sus mujeres.

“Sí, estás exagerando, Blanche. Sé lo que te habrá parecido y lamento muchísimo que haya ocurrido, pero no es tan grave como tú crees. En primer lugar, cuando los hombres se emborrachan y juegan al póquer puede pasar cualquier cosa. Son un polvorín. Stanley no sabía lo que hacía…Estaba como un corderito cuando bajé y está muy, muy avergonzado.”

En este matrimonio todo se soluciona con “los fuegos artificiales que hacen en el dormitorio”.

¿Y cómo es Stanley? Pues por muy perturbada que esté Blanche, que lo está, sin duda alguna, su descripción de su cuñado es bastante certera. El párrafo es muy largo, aquí he extraído sólo algunas frases:

“¡Come como un animal, se mueve como un animal, habla como un animal! Trae a casa la carne cruda después de cazar en la jungla! !Y tú aquí esperándole! Puede que te pegue o puede que gruña y te dé un beso. Pero Stella, hermana mía, !desde la Edad de Piedra algo hemos progresado! !Algunos han empezado a sentir un poco de ternura! !No, no te quedes atrás con las bestias!”

La convivencia entre estos tres personajes no puede funcionar, y muy pronto empiezan los problemas. No quiero hacer ningún spoiler, pero además es que toda la evolución es sutil, está muy bien descrita en los diálogos y realmente tenéis que leerla, porque es impresionante cómo Williams consigue reflejar tres sensibilidades y puntos de vista tan distintos en tan pocas frases. Nos enteramos de cosas del pasado de Blanche que a mí me sorprendieron y que no encajan para nada con la imagen que quiere proyectar; de las gestiones que hace Stanley para intentar poner a Stella en contra de su hermana; y de cómo Stella vive entre la espada y la pared y no sabe qué hacer. También hay un romance inesperado que precipitará el desenlace.

El final de “Un tranvía llamado Deseo” es brutal en todos los sentidos. Hay una escena muy dura que yo no me esperaba, y reconozco que cerré el libro llorando de indignación.

tranvía deseo

También hay cosas negativas. Por ejemplo, el personaje de Stella me ha parecido muy plano. Lo único que sabemos de ella es que ama a Stanley. En ningún momento llegamos a conocerla. No sabemos qué quiere de la vida, qué le gusta, qué le motiva…El personaje no tiene ninguna profundidad.

Mención especial merece Mitch, un amigo de Stanley que parece muy diferente de los hombres del barrio. En realidad no encaja, no tiene sentido que sea amigo de Stanley, porque no tienen nada en común. Es un personaje poco definido, muy desaprovechado y, en mi opinión, poco coherente.

Aún así “Un tranvía llamado Deseo” es una lectura muy recomendable, realmente se merece la fama que tiene. Es uno de esos clásicos que hay que leer.

Lo que más me ha gustado: Blanche, sin ninguna duda. Lo bien descrito que está el personaje, su evolución, por qué actúa cómo actúa, cómo se va deteriorando cada día debido a la convivencia con el matrimonio…Es realmente impresionante.

Lo que menos me ha gustado: Los personajes desperdiciados. Me da rabia que Stella sea sólo una excusa para contar la historia de Blanche, se le podía haber sacado mucho más partido. También me molesta la idea de que una mujer sea tan débil, que se la pueda manipular sólo a base de sexo.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leído el libro, o visto la representación teatral? Me encantaría conocer vuestra opinión, espero vuestros comentarios.

Por hoy me despido con un beso para todos. Hasta pronto.

One thought on “Un tranvía llamado deseo de Tennesse Williams”

  1. Hola!!! la de años que hace que lo leí!!!! la verdad es que me dejó una sensación agridulce pero en global me gustó mucho. Totalmente de acuerdo con que se desperdician muchos personajes y al igual que a ti Blanche me marcó considerablemente.
    Estupenda reseña.
    Un beso!
    Isa
    El desván de las delicias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *