Saltar al contenido

Búscame donde nacen los dragos — Emma Lira

Bús­came donde nacen los dra­gos es la his­to­ria de Mari­na, una peri­odista madrileña, que se refu­gia en Tener­ife tras una dolorosa rup­tura sen­ti­men­tal. Lo que en prin­ci­pio iba a ser un año sabáti­co se trans­for­ma en una inves­ti­gación antropológ­i­ca apa­sio­n­ante, y un des­cubrim­ien­to arque­ológi­co sin precedentes.

descarga28129

Mari­na se insta­la en una fin­ca de tur­is­mo rur­al. Una noche Ángel, el propi­etario, le cuen­ta que hace años se encon­traron unos restos guanch­es en la fin­ca, y él guar­da una calav­era que su abue­lo con­sigu­ió escon­der antes de que la Guardia Civ­il se lle­vara el hallazgo.

“Miré den­tro de esos ojos vacíos y sen­tí vér­ti­go, como si me estu­viese cayen­do den­tro de ellos. No podía expli­car­lo, pero repenti­na­mente tenía la impe­riosa necesi­dad de saber qué habían mira­do, por quién habían llorado…”

Marina se obsesiona con averiguar quién fue esa persona.

Para ello con­tac­ta con un pro­fe­sor de antropología, via­ja a Mar­rue­cos sigu­ien­do una pista, se inter­na en pueb­los sin elec­t­ri­ci­dad ni agua cor­ri­ente donde aún se vive como en sig­los pasa­dos, y vive una aven­tu­ra apa­sio­n­ante. Para­le­la­mente, un hom­bre mis­te­rioso hace una ofer­ta para com­prar la fin­ca, que nun­ca ha esta­do en ven­ta. El prob­le­ma es que ofrece mucho más dinero de lo razon­able, y cuan­do eso no da resul­ta­do, no duda en recur­rir a otros métodos.

En Bús­came donde nacen los dra­gos hay muchas ref­er­en­cias a la his­to­ria de la isla y a la vida de los guanch­es. Tam­bién una denuncia:

“Se sabe mucho más de civ­i­liza­ciones como los mayas o los aztecas que de los guanch­es. Puede que no sea com­pa­ra­ble, pero Canarias está más cer­ca de España que América”.

guanches

 

Búscame donde nacen los dragos me ha parecido una obra bastante original.

No es nov­ela históri­ca, pero sí que habla de los guanch­es y de la con­quista de Tener­ife. Aunque la his­to­ria empieza con la sep­a­ración de la pro­tag­o­nista, no es una nov­ela de amor. Lo real­mente impor­tante en este libro es el mis­te­rio. Y el men­saje cen­tral lo dice bien claro uno de los per­son­ajes: la His­to­ria está viva.

“Es el sitio más alto de la zona. A lo mejor era un lugar sagra­do. O a lo mejor había un vigía aquí que vio los bar­cos de los españoles, el día que lle­garon por primera vez a la isla”.

Me gus­tan mucho las ref­er­en­cias a la Con­quista y la vida de los guanch­es. Sobre todo porque aún hoy en día hay muchas cosas que no se cono­cen. Hay un per­son­aje muy entrañable en la nov­ela, un anciano que conoce las antiguas leyen­das. Él lo expli­ca así:

“Las his­to­rias del tiem­po de la con­quista. Esas siem­pre lle­gan dis­tor­sion­adas. Hay intere­ses políti­cos, o juicios de cléri­gos que las escucharon y las cen­suraron… o famil­ias mez­cladas de aborí­genes y con­quis­ta­dores que luego no supieron decir a sus hijos quién había sido el bueno y quién el malo”.

Tener­ife es una isla pre­ciosa, y eso que­da patente en las descrip­ciones de la nov­ela. Os pon­go un ejemplo:

 “Esta­ba a los pies del Tei­de, de Echeyde, el lugar que habían admi­ra­do y respeta­do los guanch­es. La mora­da del demo­nio Guay­ota, al que había que aplacar y temer. Mi memo­ria ances­tral se sen­tía sobrecogi­da ante la energía telúri­ca que eman­a­ba de aquel espa­cio, como si un instin­to mucho más viejo que yo fuera capaz de recono­cer las fuerzas ele­men­tales de la nat­u­raleza y pos­trarse ante ellas”.

Hay cosas en Búscame donde nacen los dragos que no me han gustado.

Por ejem­p­lo, Mari­na ton­tea con dos hom­bres durante toda la his­to­ria, y en mi opinión la auto­ra ded­i­ca demasi­adas pági­nas a los coque­teos amorosos. Yo esta­ba dese­an­do que se acabara ya el lig­o­teo para poder volver a leer sobre la inves­ti­gación de Mari­na, que es mucho más interesante.

Los per­son­ajes están bien esboza­dos, pero me hubiera gus­ta­do que tuvier­an más pro­fun­di­dad psi­cológ­i­ca. Además, hay algunos datos que no estoy segu­ra de que sean cor­rec­tos. Por ejem­p­lo, la escrito­ra insinúa que en las zonas rurales de Tener­ife es muy habit­u­al que en cuan­to excavas un poco para hac­er una obra te encuen­tras restos arque­ológi­cos. Yo soy tin­er­feña, y nun­ca he tenido esa impresión.

arico

Pero volva­mos a lo pos­i­ti­vo. Me gus­taría destacar que la nov­ela está escri­ta de una for­ma muy respetu­osa, y retra­ta bas­tante bien la idios­in­cra­sia de la isla y de su gente. Me ha gus­ta­do la men­ción al Bar­ran­co de Bada­joz y a Cathaysa, la can­ción de Pedro Guer­ra. Y en algu­nas esce­nas me he emo­ciona­do, por ejemplo:

“Las islas habían sido someti­das al yugo extran­jero. Tener­ife, la últi­ma, acaba­ba de caer. La guer­ra y la enfer­medad habían diez­ma­do grave­mente a la población. Las plazas del norte esta­ban der­ro­tadas y las del sur se habían ren­di­do, prob­a­ble­mente divi­di­das entre la leal­tad a sus her­manos de san­gre y su legí­ti­mo deseo de pon­er fin a aque­l­la con­tien­da. Carga­men­tos de hom­bres y mujeres eran embar­ca­dos con des­ti­no a los mer­ca­dos de esclavos… El futuro era des­o­lador e incier­to. Prob­a­ble­mente, encer­ran­do a sus hijos en la necrópo­lis, Tiged­it con­sid­er­ara que los esta­ba sal­van­do de un des­ti­no mucho peor, que los esta­ba preser­van­do jun­to al lina­je al que pertenecían, en el lugar que les cor­re­spondía por derecho”.

En resumen, Bús­came donde nacen los dra­gos me ha gus­ta­do. No le doy un diez, pero sí que es una lec­tura recomend­able, en la que apren­deréis cosas intere­santes que no sabíais sobre los guanch­es y la his­to­ria de Canarias.

Lo que menos me ha gus­ta­do: La vida sen­ti­men­tal de la pro­tag­o­nista, que me sobra y no apor­ta nada a la historia.
Lo que más me ha gus­ta­do: Todos los datos históri­cos sobre los guanch­es que no conocía.

¿Qué os parece? ¿Os sue­na intere­sante? ¿La habéis leí­do? Me encan­tará leer vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do con un beso a todos. Has­ta pronto.

Com­párte­lo

4 comentarios

  1. Hola. Estuve en Tener­ife y me encan­tó, es una mar­avil­la de tier­ra, me apun­to el libro, tiene que estar genial.
    Muchos besos, nos leemos.

  2. Parece una his­to­ria intere­sante, no la conocía, se va direc­ta a mi lista de pen­di­entes para el 2016…un beso

    • Muchas gra­cias por tu comen­tario, espero que dis­frutes con la lec­tura tan­to como yo. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *