Saltar al contenido

Un tranvía llamado deseo — Tennesse Williams

Un tran­vía lla­ma­do Deseo nar­ra el choque entre dos mun­dos: el de Blanche, una mujer refi­na­da cri­a­da como dueña de una plantación, y el de su cuña­do Stan­ley, un pro­le­tario rudo y sin modales. Esta obra tra­ta tam­bién de la locu­ra, los trau­mas y los mal­os tratos. Su pro­tag­o­nista es una mujer que no es capaz de adap­tarse al mun­do real y se refu­gia en sus fantasías.

Es un tex­to fácil de leer. Como obra de teatro que es, tiene muchas acota­ciones que describen el dec­o­ra­do y la ambi­entación. El resto son úni­ca­mente diál­o­gos, y van direc­tos al gra­no. En tres horas se ter­mi­na la lec­tura, pero entonces es cuan­do empiezas a proce­sar lo que has leí­do, y el impacto a mí me ha dura­do bastante.

9788484283317_1

Empece­mos por lo téc­ni­co. La ambi­entación está muy bien logra­da, en gran parte debido a la músi­ca, muy pre­sente en todo el tex­to. Si al leer con­sigues imag­i­narte la esce­na, con la músi­ca de fon­do y el dec­o­ra­do, es toda una experiencia.

Las descrip­ciones son breves pero trans­miten a la per­fec­ción el ambi­ente un poco sór­di­do de un bar­rio pobre, donde diver­sas cul­turas con­viv­en pací­fi­ca­mente y la vio­len­cia domés­ti­ca es lo más nor­mal del mundo.

Allí aparece de pron­to Blanche. Ese per­son­aje es impre­sio­n­ante. Bas­ta una frase para describirla:

“No aguan­to que una bom­bil­la no ten­ga lám­para. Ni tam­poco aguan­to un comen­tario vul­gar o un gesto de mala educación”.

Des­de el prin­ci­pio nota­mos que Blanche no está bien. Siem­pre nerviosa, extremada­mente sen­si­ble, bebe demasi­a­do e insiste en que no le de la luz, para que nadie pue­da adiv­inar su edad. Y no es extraño, tenien­do en cuen­ta lo que ha sufrido:

“Inclu­so los viejos dicen: “¡No dejes que me vaya!” ¡ Como si pudieras impedir­lo! ¿Cómo demo­ni­os crees que pudi­mos pagar tan­ta enfer­medad y tan­ta muerte? La muerte es muy cara, señori­ta Stel­la”.

Por su parte Stel­la, la her­mana de Blanche, parece real­mente feliz. Está enam­oradísi­ma de su mari­do, espera un hijo, y no tiene ningún incon­ve­niente en que su casa y su bar­rio sean sucios y pobres. Tam­poco le moles­ta que Stan­ley de vez en cuan­do se pon­ga agre­si­vo y le pegue, aun estando embaraza­da. Es algo que tam­bién le pasa a la veci­na de arri­ba, y que casi todos los ami­gos de Stan­ley hacen con sus mujeres.

“Sí, estás exageran­do, Blanche. Sé lo que te habrá pare­ci­do y lamen­to muchísi­mo que haya ocur­ri­do, pero no es tan grave como tú crees. En primer lugar, cuan­do los hom­bres se embor­rachan y jue­gan al póquer puede pasar cualquier cosa. Son un polvorín. Stan­ley no sabía lo que hacía… Esta­ba como un corder­i­to cuan­do bajé y está muy, muy avergonzado.”

En este mat­ri­mo­nio todo se solu­ciona con “los fue­gos arti­fi­ciales que hacen en el dormitorio”.

¿Y cómo es Stan­ley? Pues por muy per­tur­ba­da que esté Blanche, que lo está, sin duda algu­na, su descrip­ción de su cuña­do es bas­tante cert­era. El pár­rafo es muy largo, aquí he extraí­do solo algu­nas frases:

“¡Come como un ani­mal, se mueve como un ani­mal, habla como un ani­mal! ¡Trae a casa la carne cru­da después de cazar en la jungla! ¡Y tú aquí esperán­dole! Puede que te pegue o puede que gruña y te dé un beso. Pero Stel­la, her­mana mía, ¡des­de la Edad de Piedra algo hemos pro­gre­sa­do! ¡Algunos han empeza­do a sen­tir un poco de ter­nu­ra! ¡No, no te quedes atrás con las bestias!”

La con­viven­cia entre estos tres per­son­ajes no puede fun­cionar, y muy pron­to empiezan los prob­le­mas. No quiero hac­er ningún spoil­er, pero además es que toda la evolu­ción es sutil, está muy bien descri­ta en los diál­o­gos y real­mente tenéis que leer­la, porque es impre­sio­n­ante cómo Williams con­sigue refle­jar tres sen­si­bil­i­dades y pun­tos de vista tan dis­tin­tos en tan pocas fras­es. Nos enter­amos de cosas del pasa­do de Blanche que a mí me sor­prendieron y que no enca­jan para nada con la ima­gen que quiere proyec­tar; de las ges­tiones que hace Stan­ley para inten­tar pon­er a Stel­la en con­tra de su her­mana; y de cómo Stel­la vive entre la espa­da y la pared y no sabe qué hac­er. Tam­bién hay un romance ines­per­a­do que pre­cip­i­tará el desenlace.

El final de Un tran­vía lla­ma­do Deseo es bru­tal en todos los sen­ti­dos. Hay una esce­na muy dura que yo no me esper­a­ba, y reconoz­co que cer­ré el libro llo­ran­do de indignación.

tranvía deseo

Tam­bién hay cosas neg­a­ti­vas. Por ejem­p­lo, el per­son­aje de Stel­la me ha pare­ci­do muy plano. Lo úni­co que sabe­mos de ella es que ama a Stan­ley. En ningún momen­to lleg­amos a cono­cer­la. No sabe­mos qué quiere de la vida, qué le gus­ta, qué le moti­va… El per­son­aje no tiene ningu­na profundidad.

Men­ción espe­cial merece Mitch, un ami­go de Stan­ley que parece muy difer­ente de los hom­bres del bar­rio. En real­i­dad, no tiene sen­ti­do que sea ami­go de Stan­ley, porque no tienen nada en común. Es un per­son­aje poco definido, muy desaprovecha­do y, en mi opinión, poco coherente.

Aún así  Un tran­vía lla­ma­do Deseo es una lec­tura muy recomend­able, real­mente se merece la fama que tiene. Es uno de esos clási­cos que hay que leer.

Lo que más me ha gus­ta­do: Blanche, sin ningu­na duda. Lo bien descrito que está el per­son­aje, su evolu­ción, por qué actúa cómo actúa, cómo se va dete­ri­o­ran­do cada día debido a la con­viven­cia con el mat­ri­mo­nio… Es real­mente impresionante.

Lo que menos me ha gus­ta­do: Los per­son­ajes des­perdi­ci­a­dos. Me da rabia que Stel­la sea sólo una excusa para con­tar la his­to­ria de Blanche, se le podía haber saca­do mucho más par­tido. Tam­bién me moles­ta la idea de que una mujer sea tan débil, que se la pue­da manip­u­lar solo a base de sexo.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do el libro, o vis­to la rep­re­sentación teatral? Me encan­taría cono­cer vues­tra opinión, espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do con un beso para todos. Has­ta pronto.

Com­párte­lo

3 comentarios

  1. Marlen Marlen

    Vaya, me topé con este resumen gra­cias a qué lo nece­si­to para un tra­ba­jo esco­lar, y la ver­dad es que me ha encan­ta­do, me dieron tan­tas ganas de leer el libro!
    Es increíble cómo me pud­iste atra­par en unos cuan­tos pár­rafos, espero leer­lo pron­to y muchas gra­cias por la gran aportación!

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Hola Marlen,
      muchas gra­cias por tu comen­tario, me has ale­gra­do el día. Espero que te ani­mes a leer el libro y te guste tan­to como a mí. Un abrazo.

  2. Hola!!! la de años que hace que lo leí!!!! la ver­dad es que me dejó una sen­sación agridulce pero en glob­al me gustó mucho. Total­mente de acuer­do con que se des­perdi­cian muchos per­son­ajes y al igual que a ti Blanche me mar­có con­sid­er­able­mente.
    Estu­pen­da reseña.
    Un beso!
    Isa
    El desván de las delicias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *