Saltar al contenido

Todo ese fuego — Ángeles Caso

Todo ese fuego nar­ra un día cualquiera de la vida de las tres her­manas Bron­të. Emi­ly, Anne y Char­lotte pasan la mañana hacien­do las tar­eas del hog­ar, y mien­tras tan­to remem­o­ran los acon­tec­imien­tos impor­tantes que les han hecho ser como son. Tam­bién reflex­io­nan sobre la escrit­u­ra, y lo difer­ente que es el pro­ce­so cre­ati­vo de cada una.

Una calle de Lon­dres en la época victoriana

Ángeles Caso nos hace viajar en el tiempo.

La ambi­entación es per­fec­ta; la descrip­ción de las rela­ciones famil­iares y sociales tam­bién; además, los pen­samien­tos ínti­mos de cada una de las her­manas refle­jan la época y el con­tex­to en el que les tocó vivir. La con­stante dis­crim­i­nación que sufrían las mujeres en la sociedad vic­to­ri­ana está muy pre­sente a lo largo de la obra.

El esti­lo es direc­to, muy fácil de leer, pero a la vez incluye algunos pár­rafos tan bel­los como este:

“Somos indifer­entes a la sonori­dad vul­gar del mun­do. Si prestáramos aten­ción a cada uno de los sonidos que nos rodean, nos volveríamos locos. Estal­laríamos de estrés, o nos moriríamos de nos­tal­gia. La dolorosa año­ran­za de todo lo per­di­do. La voz del padre cuan­do nos recita­ba poe­mas, o la de la madre al can­tar. La prome­sa de la dicha vibran­do en los labios del hom­bre al que amamos por enci­ma de todos los demás la primera vez que pro­nun­ció nue­stro nom­bre. El brami­do mag­ní­fi­co de las tor­men­tas en los ver­a­nos de la adolescencia… ”

Mien­tras leía me parecía estar pase­an­do por los páramos, o sen­ta­da en la sala con ellas. Porque en esta his­to­ria todo fluye con nat­u­ral­i­dad, los recuer­dos se inte­gran per­fec­ta­mente con el pre­sente, y las tran­si­ciones son sutiles. Creo que la auto­ra ha hecho un gran trabajo.

En Todo ese fuego es difícil saber exactamente qué forma parte de la biografía contrastada y qué pertenece a la imaginación de la autora.

En cualquier caso, es fácil creer que todo sucedió así.  Por ejem­p­lo, las leyen­das que cuen­ta Tab­by, la sirvien­ta, son fácil­mente recono­ci­bles en Cum­bres Bor­ras­cosas. Resul­ta curioso ver a Emi­ly pelando patatas mien­tras habla con la cri­a­da sobre el fan­tas­ma que se apare­ció durante el par­to de una veci­na, o a Char­lotte plan­chan­do la ropa mien­tras pien­sa en su proyec­to de abrir una escuela para niñas.

Emi­ly, Anne y Char­lotte, pin­tadas por su her­mano Branwell

El carácter de cada una de las hermanas está muy bien plasmado.

Me encan­tan sus diál­o­gos y sus inter­ac­ciones: las manías de her­mana may­or de Char­lotte, la rebeldía de Emi­ly y el papel con­cil­i­ador de Anne. Yo siem­pre había pen­sa­do en cada una de ellas por sep­a­ra­do, como auto­ra de su propia obra. En Todo ese fuego, sin embar­go, las vemos inter­ac­tu­ar como parte de una famil­ia. Eso me lle­va a pen­sar en cómo se influyeron mutu­a­mente, y cómo pudo afec­tar eso a sus textos.

Las difi­cul­tades económi­cas, las expe­ri­en­cias sufridas en sus empleos como insti­tutri­ces y la edu­cación tan par­tic­u­lar que reci­bieron sin duda dejaron huel­la. Pero a mí las esce­nas que más me han impre­sion­a­do son las que nar­ran la con­viven­cia con un her­mano alco­hóli­co y vio­len­to, que por el mero hecho de ser varón tuvo un tra­to priv­i­le­gia­do y más opor­tu­nidades que ningu­na de ellas. En pal­abras de Charlotte:

“La vida le había per­mi­ti­do que desple­gara sus alas de hom­bre y volara tan lejos como quisiera, mien­tras ella y sus her­manas se veían oblig­adas a amputárse­las y lle­var a ras­tras el dolor. Y él, sin embar­go, se las había arran­ca­do a peda­zos vol­un­tari­a­mente, a con­cien­cia, y aho­ra les tira­ba a ellas enci­ma aque­l­los tro­zos san­guino­len­tos y les exigía que le lamiesen las heridas”.

El rev­eren­do Patrick Brönte

 En Todo ese fuego también hay un protagonista masculino.

Me gus­tan mucho las pági­nas que tratan sobre Patrick Bron­të, el padre de la famil­ia. Es muy intere­sante com­par­tir sus dudas sobre si educó bien a sus hijas, y su miedo al futuro que les espera. Pero tam­bién sus pen­samien­tos sobre religión y otros temas importantes.

Todo ese fuego trata diferentes aspectos de la creación literaria.

Emi­ly y Char­lotte debat­en sobre si se puede o no matar a un pro­tag­o­nista. Hablan del miedo a los críti­cos, de la necesi­dad de usar un seudón­i­mo, y de otras cuestiones.

Me ha gus­ta­do espe­cial­mente un diál­o­go del que copio este fragmento:

“–Emi­ly, si tú mis­ma estás con­ven­ci­da de que está llena de mal y de vio­len­cia y de que no gus­tará, ¿por qué no escribes otra cosa?

–Porque no quiero escribir otra cosa. La vida es así. No es como pre­tenden con­tar­la todos esos escritores remil­ga­dos y cur­sis. La vida es furia y hielo. Deberían ver cómo viv­en las pros­ti­tu­tas, y los obreros, y los granjeros de los páramos. Deberían cono­cer a todos los Bran­well del mun­do, con sus bor­racheras y su fra­ca­so y su des­o­lación, y a lo mejor deja­ban de escribir todas esas tonterías”.

Esta novela incluye también algunos poemas escritos por las hermanas.

Los de Char­lotte me han gus­ta­do. Pero los de Emi­ly me han impre­sion­a­do por su tremen­da fuerza.

El epílogo de Todo ese fuego es excelente.

Se tra­ta de un tex­to pura­mente biográ­fi­co, sin fic­ción. En él, Ánge­les Caso desmiente algunos malen­ten­di­dos históri­cos acer­ca de estas tres her­manas. Tam­bién apor­ta datos sobre lo que pasó tras la muerte de Anne y Emily. 

En con­clusión, Todo ese fuego me parece una nov­ela muy bien escri­ta, en la que se nota el tra­ba­jo de doc­u­mentación que real­izó la auto­ra. Tras leer­la, ten­go la sen­sación de cono­cer per­sonal­mente a estas tres mar­avil­losas escritoras, a las que siem­pre he admirado.

Es una lec­tura ame­na, direc­ta y sen­cil­la, que ayu­da a com­pren­der mejor las obras de Anne, Emi­ly y Char­lotte Brontë.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do este libro?¿Os parece intere­sante? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do, nos vemos de nue­vo la próx­i­ma sem­ana. Has­ta entonces, ¡dis­fru­tad de la lectura!

 

 

 

 

 

 

Com­párte­lo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *