Saltar al contenido

La trenza — Laetitia Colombani

La tren­za es una nov­ela muy actu­al, reivin­dica­ti­va y que entre­tiene a la vez que denun­cia. Nos pre­sen­ta a tres mujeres de difer­entes con­ti­nentes, unidas por su cabello.

Una de las historias transcurre en La India.

Su pro­tag­o­nista es una mujer into­ca­ble, que sopor­ta con res­i­gnación una exis­ten­cia den­i­grante. Sin embar­go, está deci­di­da a luchar para que su hija ten­ga una vida digna. Por ello emprende una pere­gri­nación llena de esperanza.

Durante su via­je, los lec­tores apren­demos cosas intere­santes sobre el día a día de las mujeres en ese país.

Esta parte de La tren­za nar­ra acon­tec­imien­tos dolorosos, y describe condi­ciones de vida muy duras. Pero todo está con­ta­do de una for­ma prag­máti­ca y opti­mista, que le qui­ta dramatismo.

Me gus­ta muchísi­mo su pro­tag­o­nista, una mujer valiente y luchado­ra, que no solo no nece­si­ta a un hom­bre, sino que deja de quer­er a su mari­do cuan­do ve que es un obstácu­lo para la feli­ci­dad de su hija.

La segunda historia de La trenza transcurre en Italia.

La joven pro­tag­o­nista des­cubre que la empre­sa famil­iar está a pun­to de que­brar. Para sal­var­la tiene que luchar con­tra una famil­ia muy ape­ga­da a las tradi­ciones, que pro­pone como alter­na­ti­va un mat­ri­mo­nio de conveniencia.

Esta parte de la novela es la que menos me gusta, porque incluye bastantes tópicos y es muy predecible.

Además, al per­son­aje prin­ci­pal le fal­ta caris­ma; no con­sigu­ió emo­cion­arme en ningún momen­to, a difer­en­cia de las otras dos pro­tag­o­nistas de la novela.

Lo más intere­sante son los muy breves frag­men­tos de infor­ma­ción sobre los sij y su religión. Me hubiera gus­ta­do que se pro­fun­dizara más en el tema.

En gen­er­al, esta his­to­ria me parece ape­nas esboza­da, no se nar­ra nada en pro­fun­di­dad. Por ejem­p­lo, el inci­dente en la man­i­festación con Kamal podría haber sido una his­to­ria muy atrac­ti­va, que no nos cuentan.

El final de La trenza nos traslada a Canadá.

Esta es mi parte favorita del libro.

Cono­ce­mos a una abo­ga­da que ha con­segui­do un puesto muy alto en la jer­ar­quía, a base de duros sac­ri­fi­cios per­son­ales y famil­iares. Entonces sucede algo ines­per­a­do, que destroza el frágil equi­lib­rio de su mun­do, y le demues­tra has­ta qué pun­to esta­ba rodea­da de tiburones al acecho.

Medi­ante este per­son­aje, la auto­ra retra­ta de for­ma magis­tral cómo las mujeres seguimos hoy en día someti­das a dis­crim­i­nación lab­o­ral, inclu­so en los país­es occi­den­tales y supues­ta­mente mod­er­nos. Es posi­ble romper el techo de cristal, pero ¿a qué precio?

Sin embargo, lo mejor de este relato es la denuncia de otra discriminación que nos afecta a todos, no solo a las mujeres:

“En una sociedad que val­o­ra por enci­ma de todo la juven­tud y la vital­i­dad, no hay sitio para los enfer­mos y los débiles”.

Me gus­ta muchísi­mo cómo la auto­ra describe el pro­ce­so sutil de mar­ginación que acom­paña a la enfer­medad. Poco a poco empieza a dis­crim­i­narse a alguien con excusas, con eufemis­mos, de for­ma que no se pue­da denun­ciar ni pro­bar. La tren­za trans­mite per­fec­ta­mente lo que siente esa per­sona, sus dudas y su inca­paci­dad para luchar.

Estas tres historias se van enlazando sutilmente.

Con­fieso que yo estuve todo el tiem­po inten­tan­do adiv­inar cómo se iban a encon­trar y cono­cer estas tres mujeres. Por eso, cuan­do se desvela el nexo entre ellas, me gustó y me sor­prendió que no fuera un encuen­tro típi­co. De hecho, el final me resultó bas­tante satisfactorio.

En gen­er­al, la lec­tura me resultó muy ame­na. Es una nov­ela cor­ta que se lee en un par de horas, porque tiene un rit­mo muy ágil y muy pocas descripciones.

En resumen, La tren­za me parece una nov­ela recomend­able, que plantea temas intere­santes de una for­ma agrad­able de leer. No es una obra maes­tra, pero sí es una reflex­ión nece­saria que nos puede ayu­dar a ver el mun­do des­de otra perspectiva.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do esta nov­ela? ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do has­ta la próx­i­ma reseña. ¡Leed mucho!

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. ¡Hola, Flecha Literaria!,
    He escucha­do hablar mucho de esta nov­ela pero cier­to es que no había leí­do muchas reseñas al respecto.
    Me parece muy curioso que trate de tres his­to­rias que se van entrelazando.
    Aho­ra bien, creo que me pasaría como a ti y que la segun­da parte sería la que menos me haría disfrutar.
    No obstante, no descar­to dar­le una oportunidad 😉
    Gra­cias por la reseña.
    Un besi­to de tin­ta y has­ta pronto.
    Nos leemos 😀

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Hola Pan­do­ra, gra­cias por tu comen­tario. Me ale­gra saber que alguien coin­cide con mi opinión. Si te decides a leer la nov­ela comén­tame qué te pare­ció. Otro beso para tí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *