Saltar al contenido

Amor en minúscula — Francesc Miralles

En Amor en minús­cu­la, Francesc Miralles nar­ra la his­to­ria de Samuel, un hom­bre que está har­to de su soledad. Un día, un gato calle­jero se cuela en su casa y cam­bia su vida por com­ple­to. La apari­ción del gato des­en­ca­de­na una secuen­cia de actos cotid­i­anos, aparente­mente insignif­i­cantes, que provo­can un efec­to mari­posa muy sin­gu­lar, y un final dulce aunque un poco previsible.

Este libro tiene todos los ingre­di­entes para ser deprimente:

1‑Un pro­fe­sor de alemán muy cul­to y soli­tario, con prob­le­mas para relacionarse.

“Me ofende el mun­do y sus tonterías”.

“Supon­go que dejé de socia­bi­lizar por miedo a cosechar más decepciones”.

2- Un anciano, tam­bién soli­tario, que sufre una angina.

“Samuel, me lle­van al hos­pi­tal. Nece­si­to ayu­da urgente, y sólo tú puedes dármela”.

3. Un loco excén­tri­co de los que te hacen cam­biar de acera si te los cruzas por la calle.

“Inclu­so cuan­do ya esta­ba cam­i­nan­do, acera arri­ba, podía sen­tir en mi espal­da su mira­da de lunático”.

y sobre todo

4- La per­se­cu­ción de un sueño que parece imposible.

“Se me había ocur­ri­do una idea deses­per­a­da: acud­ir a un adi­vi­no para que me pusiera sobre la pista…”

18128g

Sin embar­go, el autor ha con­segui­do un tono muy pos­i­ti­vo durante toda la nov­ela. Yo por lo menos en ningún momen­to sen­tí tris­teza, y eso que soy de lágri­ma fácil.

Los capí­tu­los son cor­tos, el rit­mo es ágil, y las apari­ciones este­lares del gato, que siem­pre con­ducen a un giro en la tra­ma, están muy bien escritas:

“En ese momen­to Mishi­ma emprendió una car­rera por el pasil­lo, como si hubiera enten­di­do que aque­l­la noche iba a ser impor­tante… y que debía man­ten­erse aler­ta y en ple­na forma”.

Amor en minús­cu­la nos recuer­da que la feli­ci­dad está en los pequeños detalles, en los gestos cotid­i­anos que real­izamos de for­ma ruti­nar­ia y sin prestar aten­ción. Eso me ha gus­ta­do mucho.

Tam­bién he dis­fru­ta­do con lo bien hila­da que está la cade­na de acon­tec­imien­tos. Todo está bien expli­ca­do, la his­to­ria se desar­rol­la de for­ma coher­ente. Eso hace que un cam­bio tan drás­ti­co y rad­i­cal en la vida del pro­tag­o­nista sea per­fec­ta­mente creíble.

Universidad_de_Barcelona

Aún así, reconoz­co que no es un libro para todo el mun­do, porque tiene muchísi­mas ref­er­en­cias cul­tur­ales a los clási­cos. Nos habla de Kaf­ka, Goethe o Mendelssohn, por pon­er solo algunos ejem­p­los. Y cuan­do al pro­tag­o­nista le da por filoso­far, a veces sue­na un poco pedante.

En con­clusión, creo que Amor en minús­cu­la es una bue­na nov­ela, con un men­saje pos­i­ti­vo y opti­mista, muy bien escri­ta, y llena de curiosi­dades interesantes.

¿Vosotros la habéis leído?¿Qué opináis?

Por hoy me despi­do con un beso a todos. ¡ Has­ta la próx­i­ma entrada!

Com­párte­lo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *