Saltar al contenido

Diván de poetisas árabes contemporáneas

Diván de poet­i­sas árabes con­tem­poráneas es una antología que reúne obras de autoras de dis­tin­tos país­es: Palesti­na, Iraq, Siria, Kuwait,Arabia Saudí, Mar­rue­cos, Yemen y Líbano. Lo pub­li­ca Edi­ciones del Ori­ente y del Mediterráneo.

En esta reseña os ofrez­co frag­men­tos de var­ios de los poe­mas con­tenidos en el libro. No puedo pon­er todos los tex­tos com­ple­tos, pero os recomien­do de ver­dad que busquéis estas poesías y las leáis enteras, porque son impresionantes.

Cada una de estas poetisas tiene un estilo propio:

Algunos de estos poe­mas con­tienen metá­foras elab­o­radas y difí­ciles de enten­der. Por ejem­p­lo, el tit­u­la­do La heri­da y la visión, escrito por Saniya Saleh:

“Cuan­do el ala de la visión cae

la heri­da sangra

gota a gota”

Tam­bién hay poe­mas cor­tos y direc­tos. Uno de los que más me gus­tan es Democ­ra­cia de Suad Al-Sabah:

“La democ­ra­cia no con­siste en que

el hom­bre diga su opinión en política

sin que nadie lo contradiga;

la democ­ra­cia con­siste en que una mujer diga

su opinión en el amor…

¡sin que nadie la mate!”

Diván de poetisas árabes contemporáneas incluye poemas que hablan del amor, el exilio, la pérdida, el paso del tiempo, y muchos otros temas.

Encon­tramos ver­sos que hablan de deseos insat­is­fe­chos, como Mi tris­teza en la tier­ra de Ámal Yarrah:

“Y mi anh­elo es ardiente

y no sé qué quiere,

sin embar­go,

amo la vida”.

Otros poe­mas son muy reivin­dica­tivos, como Lib­er­tad del pueblo de Fad­wa Tuqán:

“Pal­abra que repi­to con la boca llena de ira, 

bajo los dis­paros, entre las llamas.

Y sigo, pese a las esposas, cor­rien­do tras ella,

sigo lle­va­da por la marea de la ira

com­bat­ien­do y pidi­en­do ¡mi libertad!”

A veces la misma autora ofrece diferentes registros.

Un ejem­p­lo es Fawzía Abú Jáled.

Su obra El poe­ma del agua es pura belleza:

“Sumergió sus dedos en el desierto,

y con el agua del espe­jis­mo escribió un poema”.

Pero tam­bién sabe ser cru­da y direc­ta, como en Hoja:

“Pien­san que soy cualquier cosa.

No les impor­tan mis sen­timien­tos ocultos

entre el vacío de las líneas.

Pasan muy rápido.

No oyen los lati­dos de mi corazón”.

En Diván de poetisas árabes contemporáneas encontramos también información interesante:

La pre­sentación incluye algu­nas reflex­iones pro­fun­das y dig­nas de análi­sis, acer­ca de las sociedades árabe e islámi­ca. La intro­duc­ción hace un breve recor­ri­do por la his­to­ria de la poesía árabe femeni­na del siglo XX, y resul­ta muy útil para enten­der cómo y por qué las autoras pre­sentes en esta antología supusieron una revolución.

Para finalizar, se incluye un apéndice con una breve biografía de cada una de las autoras.

Os recomiendo muchísimo este libro.

La may­oría de los poe­mas con­tenidos en esta antología me han gus­ta­do, porque trans­miten mucha emoción.

Algunos, como Los fugi­tivos, me pare­cen el retra­to per­fec­to de esta época. Otros, como Hoja de otoño, me hacen pen­sar en el paso del tiem­po y mi propia vida. Y otros más, como Pres­en­cia, reivin­di­can el poder del arte, que ya sabéis que es uno de mis temas favoritos.

Es impor­tante cono­cer la cul­tura de otros país­es, y dar­le una opor­tu­nidad a autores que nos pueden enrique­cer con otros pun­tos de vista. Así que me gus­taría cono­cer vues­tra opinión sobre este libro.

Si lo habéis leí­do, ¿os gustó tan­to como a mí? Y si no lo habéis leí­do, ¿os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do con un abra­zo para todos. Nos leemos en la próx­i­ma entra­da, y has­ta entonces, ¡seguid dis­fru­tan­do de la lectura!

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. Patricia Sánchez Hernández Patricia Sánchez Hernández

    Me parece una gran idea acer­carnos a la real­i­dad y cul­tura árabes de la mano de sus poet­i­sas. Muy intere­sante prop­ues­ta, en espe­cial con la con­tex­tu­al­ización pro­por­ciona­da con la intro­duc­ción que men­cionas. Un saludo.

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      A mi me han impre­sion­a­do, son pre­ciosos y llenos de emo­ción. Gra­cias por comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *