Saltar al contenido

El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial — Sherman Alexie

El diario com­ple­ta­mente verídi­co de un indio a tiem­po par­cial es una nov­ela estreme­ce­do­ra y muy nece­saria. Cuen­ta la his­to­ria de Junior, un niño que vive en una reser­va y lucha por ten­er un futuro decente. Tam­bién habla con toda crudeza de vio­len­cia, desigual­dad social y abu­sos de poder.

Esta novela es, como su título indica, el diario de un niño indio.

El pro­tag­o­nista habla de sus sen­timien­tos, sus prob­le­mas de salud y sus miedos. Tam­bién nos cuen­ta que le encan­ta dibu­jar viñe­tas de cómic. Pero no como sim­ple entretenimiento:

“Cuan­do haces un dibu­jo, todo el mun­do puede enten­der­lo. Así que dibu­jo porque quiero hablar al mun­do. Y quiero que el mun­do me escuche”.

Este llamamiento al lector es importante.

Es prob­a­ble que teng­amos la tentación de aban­donar la his­to­ria, porque des­de el prin­ci­pio el libro nos enfrenta a trage­dias, pér­di­das y mucho dolor.

Lo hace, eso sí, en un tono neu­tro, muy sereno. No bus­ca hac­er­nos llo­rar, sino pen­sar. No inten­ta conec­tar con nues­tras emo­ciones, sino con nue­stro cere­bro. Por eso el pro­tag­o­nista es capaz de reír en el funer­al de un ser muy queri­do. O de enten­der a su padre alco­hóli­co y tratar­le con amor, a pesar de que le hace mucho daño.

“Sí, mi padre tiene un prob­le­ma con la bebi­da, y mi madre puede ser un poco extrav­a­gante. Pero hacen sac­ri­fi­cios por mí. Se pre­ocu­pan por mí. Hablan con­mi­go. Y lo mejor de todo, me escuchan”.

Por muy mal que vayan las cosas, Junior puede contar con el amor incondicional de su familia.

A lo largo de la nov­ela apren­derá que eso es algo que a muchos niños blan­cos, ricos y priv­i­le­gia­dos les fal­ta. Porque el dinero y la pop­u­lar­i­dad no pueden llenar el vacío que deja la fal­ta de amor.

 El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial es un grito de ¡Basta ya!

¡Hag­amos algo de una vez! Para erradicar el racis­mo, la pobreza, el ham­bre, la mar­ginación, la fal­ta de edu­cación, los abu­sos de poder, y tan­tas otras cosas.

Este libro también insiste mucho en la gran tasa de alcoholismo que hay entre los indios de las reservas.

Eso no es extraño. Les hemos roba­do abso­lu­ta­mente todo, inclu­i­da la esper­an­za. Así que el alco­hol es prác­ti­ca­mente la úni­ca vía de escape que les queda.

Hay una esce­na estreme­ce­do­ra, en la que un mae­stro blan­co le con­fiesa a su alum­no indio:

“Se suponía que teníamos que matar al indio para sal­var al niño. Se suponía que teníamos que hac­er que dejarais de ser indios. Inten­tábamos matar vues­tra cul­tura. Encon­trarás más esper­an­za cuan­to más te ale­jes de esta tristísi­ma reserva”.

Así que Junior tiene que enfrentarse a sus miedos, y buscar una vida en el mundo hostil que hay fuera de la reserva.

El prob­le­ma es que, cuan­do lo hace, todos los indios lo ven como un traidor. Por otra parte, en su insti­tu­to de blan­cos priv­i­le­gia­dos y racis­tas tam­poco es bienvenido.

Sin embar­go, su pro­fe­sor tenía razón. Fuera de la reser­va encuen­tra una esper­an­za a la que afer­rarse cuan­do empiezan a suced­er­se las peo­res tragedias.

Al fin y al cabo, si te rindes sin luchar es como estar muerto en vida.

El diario com­ple­ta­mente verídi­co de un indio a tiem­po par­cial nos habla tam­bién de los sueños. Lucha por con­seguir lo que quieres, aunque no llegues a alcan­zar­lo. Y sobre todo nun­ca te rindas. No renun­cies a vivir intensamente.

Todo esto pueden pare­cer fras­es hechas, filosofía bara­ta, lo que se supone que hay que decir­les a los niños para que crez­can con autoes­ti­ma. Pero en este libro no es así. Todo tiene sen­ti­do, porque ves clara­mente cómo el pro­tag­o­nista vive apli­can­do esas nor­mas. Ves las con­se­cuen­cias de sus deci­siones, sus errores, sus éxi­tos y todos ellos te demues­tran que es posible.

El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial es una novela realmente profunda.

Está cat­a­lo­ga­da como nov­ela juve­nil porque no hay metá­foras elab­o­radas ni lengua­je com­ple­jo. Pero no cometa­mos el error de pen­sar que es sim­ple entreten­imien­to para adolescentes.

A mis más de cuarenta años, esta his­to­ria me ha emo­ciona­do y sacu­d­i­do como hacía tiem­po que no lo logra­ba ningún libro para adultos.

Si os ha gus­ta­do esta his­to­ria, os recomien­do leer otras obras de lit­er­atu­ra infan­til y juve­nil igual­mente pro­fun­das. Por ejem­p­lo, Car­tas de amor a los muer­tos.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do esta nov­ela? ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do has­ta la próx­i­ma reseña. ¡Leed mucho!

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. ¡Hola! Intere­sante lo que cuen­tas sobre esta nov­ela juve­nil. Voy a ver si la ten­emos en la biblioteca

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Muchas gra­cias por comen­tar. Espero que la encuen­tres, y que dis­frutes con su lec­tura. Si la lees me encan­taría cono­cer tu opinión. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *