Saltar al contenido

Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar — Ame Soler

Somos las nietas de las bru­jas que no pud­is­teis que­mar nos cuen­ta en poco más de cien pági­nas la trans­for­ma­ción de una niña en joven mal­trata­da, su sal­i­da del infier­no y cómo se trans­for­mó en la mujer fuerte que es aho­ra. En un libro con más ilus­tra­ciones que tex­to, a base de fras­es cor­tas pero impac­tantes, la auto­ra ha con­segui­do emo­cion­arme profundamente.

Las ilus­tra­ciones son pre­ciosas, y per­fec­tas para la his­to­ria. Hay algu­na espe­cial­mente boni­ta, como la de la playa. Otras que son provoca­ti­vas, como la que habla de la regla. Pero la may­oría sim­ple­mente son el refle­jo de una emo­ción, rep­re­sen­tan lo que siente la pro­tag­o­nista de for­ma muy efectiva.

Ame Soler retrata cómo, ya desde muy pequeñas, se nos va enseñando a ser mujeres.

Péi­nate, no comas tan­to, vístete de una deter­mi­na­da man­era, ponte maquillaje:

«″Pare­ces un chico”, me decían, como si mis gus­tos, mis gestos o mi man­era de rela­cion­arme deter­mi­nasen mi género. Menu­da gilipollez,¿no?»

Todos esos men­sajes van calan­do pro­fun­da­mente en la pro­tag­o­nista, igual que han enve­ne­na­do y siguen enve­ne­nan­do la vida de mil­lones de niñas y ado­les­centes, inclu­so hoy en día.

Cre­ces pen­san­do que tu cuer­po no es váli­do. Ten­er la regla, o pelos en las pier­nas, o un gra­no, es algo total­mente nat­ur­al. Pero se nos enseña a aver­gon­zarnos por ello. Es nor­mal que alguien que ha sido edu­ca­da en el rec­ha­zo hacia su propia nat­u­raleza, que ha sido adoc­tri­na­da para sen­tir vergüen­za de ser quien es, ten­ga la autoes­ti­ma baja.

¿Cómo no va a caer en las garras del primer hombre que muestre un poco de interés hacia ella, cuando se cree indigna de que ningún hombre la mire?

La pro­tag­o­nista describe con una hon­esti­dad bru­tal su relación román­ti­ca con un hom­bre que la maltrata.

Lo que más me gus­ta de esta parte es que describe pun­to por pun­to las estrate­gias de su novio. Estas pocas pági­nas con­sti­tuyen un per­fec­to man­u­al para detec­tar a un mal­trata­dor. En serio, cualquier mujer que las lea, haría bien en tomar nota y si ve cualquiera de estas señales en su pare­ja, salir corriendo.

Rostro de mujer sin ojos

El sexo forma parte de esa relación, pero no por amor, sino por miedo.

La mujer lle­ga a creer de ver­dad que debería estar agrade­ci­da a ese hom­bre por hac­er­le el favor de seguir a su lado, y él uti­liza el chan­ta­je si a ella no le apetece ten­er rela­ciones. ¿Cómo lla­mamos a eso? Pues muy clara­mente, por su nombre:

“Una vio­lación den­tro de una relación tam­bién es una violación”.

Esta parte de la his­to­ria me recuer­da a una nov­ela grá­fi­ca que reseñé hace tiem­po, y que tam­bién os recomien­do muchísi­mo. Os dejo el enlace por si queréis echarle un vis­ta­zo a la reseña: https://flechaliteraria.com/quiereme-bien-rosalind-b-penfold/

En Somos las nietas de las bru­jas que no pud­is­teis que­mar todo ter­mi­na de repente, cuan­do él decide irse con otra mujer. Solo tras la rup­tura, nues­tra pro­tag­o­nista reúne el val­or para volver a con­tac­tar con las antiguas amis­tades a las que aban­donó por su pare­ja. Es gra­cias a ellas que con­sigue enten­der y acep­tar lo que ha pasa­do. Sale del pozo y decide empezar una nue­va vida.

Así empieza la tercera parte del libro: tenemos a la protagonista en otra ciudad, luchando por cumplir un sueño.

En esta fase nos enfrenta­mos a otro tipo de men­sajes sociales, más sutiles, pero igual de dañi­nos.  Uno de ellos es “no ten­drás ningu­na sal­i­da pro­fe­sion­al”.

“Herir­le las alas a alguien por si al alzar el vue­lo se cae nun­ca me ha pare­ci­do jus­to. No me prives del vue­lo, ofréceme ayu­da para lev­an­tarme si algu­na vez caigo”.

La protagonista aprende sobre gordofobia, sobre sororidad, sobre feminismo.

Al com­par­tir con nosotros sus expe­ri­en­cias, nos enseña a ver las tram­pas ocul­tas, a luchar por nosotros, a quer­ernos. En defin­i­ti­va, a ser libres.

Tam­bién nos da armas: una lista de libros y autoras que nos pueden ayu­dar en el largo trayec­to. Porque para lle­gar a la meta primero ten­dremos que decon­stru­irnos, y eso es muy difícil.

Este libro es absolutamente maravilloso, tanto en forma como en fondo.

Creo que debería ser lec­tura oblig­a­to­ria y mate­ria de estu­dio para todos los alum­nos de secun­daria. Chicos y chi­cas, por supuesto. Somos las nietas de las bru­jas que no pud­is­teis que­mar no es un libro para mujeres. Es un men­saje impre­scindible para toda la sociedad, para que el futuro de todos sea mejor.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do esta nov­ela? ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad? Espero vue­stros comentarios.

Por si os intere­sa saber más sobre la auto­ra, os dejo el link a su insta­gram: https://www.instagram.com/tres.voltes.rebel/

Yo me despi­do con un car­iñoso salu­do a todos. ¡Leed mucho!

 

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. Patricia Sánchez Hernández Patricia Sánchez Hernández

    Muchísi­mas gra­cias por pre­sen­tarnos ésta obra. Direc­ta­mente aña­di­da a mis próx­i­mas lecturas.

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Te va a encan­tar, yo me lo leí en una hora y quedé muy impactada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *