Saltar al contenido

Algunos libros para leer este verano

Hoy quiero pro­poneros algunos libros para leer este verano.

Para mí las vaca­ciones son la época per­fec­ta para dis­fru­tar de la lec­tura. Nor­mal­mente ten­emos más tiem­po libre, y siem­pre nos podemos lle­var el libro a la pisci­na, la playa o la montaña.

Cuando pienso en lecturas veraniegas me viene la imagen del mar.

Eso me lle­va a mis primeras recomendaciones:

Noches de llu­via y estrel­las de Maeve Binchy. Este libro nos trasla­da a un pequeño pueblo de Gre­cia. Allí coin­ci­den cua­tro descono­ci­dos de difer­entes nacional­i­dades, que solo tienen una cosa en común: Todos huyen de algo o de alguien. Entre ellos surge una amis­tad pre­ciosa, mien­tras se ayu­dan unos a otros a rec­on­cil­iarse con­si­go mis­mos y con su pasa­do. En ese tiem­po tam­bién reú­nen el val­or para cam­biar sus vidas.

En esta nov­ela hay romance, un pequeño mis­te­rio, y unos esce­nar­ios pre­ciosos. Una de las his­to­rias es un poco triste, pero tiene un final feliz. Es un libro ameno, de fácil lec­tura y muy entretenido. Yo siem­pre que lo releo dis­fru­to mucho con él.

Wilt, de Tom Sharpe.  Se tra­ta de una sáti­ra deli­ciosa, no pude parar de reír durante toda la lectura.

Su pro­tag­o­nista es un pro­fe­sor amar­ga­do, un pobre hom­bre al que todos des­pre­cian. Su mujer se mar­cha sin avis­ar con unos nuevos ami­gos, que han roba­do un bar­co para irse de crucero. A Wilt le acu­san de haber­la asesina­do, y a par­tir de ese momen­to se suce­den situa­ciones deli­rantes llenas de críti­ca social, pero sobre todo de mucho humor. Ella, mien­tras tan­to, tiene sus pro­pios prob­le­mas, ais­la­da en alta mar con un par de excén­tri­cos sin escrúpulos.

Wilt es una nov­ela mar­avil­losa, diver­ti­da, fácil de leer, y que engan­cha des­de el principio.

Cada siete olas de Daniel Glat­tauer es una de las pocas nov­e­las román­ti­cas que real­mente me han gustado.

Nar­ra una his­to­ria de amor entre dos per­sonas que se cono­cen, se enam­oran y mantienen una relación a través de corre­os elec­tróni­cos. Es una muy bue­na nov­ela epis­to­lar, que además de cal­i­dad lit­er­aria tiene fres­cu­ra y orig­i­nal­i­dad. Hay peleas, rec­on­cil­ia­ciones, amor, odio, celos, pero tam­bién humor. Lo que más me gus­ta es que sus diál­o­gos son excelentes.

Este libro se puede leer sin ten­er que con­cen­trarse demasi­a­do, entre cha­puzón y chapuzón.

En vacaciones podemos leer libros densos o con muchas páginas, para los que no tenemos tiempo el resto del año.

Si eso es lo que os apetece, aquí tenéis algu­nas sugerencias:

Soy Pil­grim de Ter­ry Hayes es una nov­ela apasionante.

La tra­ma prin­ci­pal es la inves­ti­gación de var­ios asesinatos, cometi­dos en difer­entes país­es y conec­ta­dos entre sí de una for­ma sor­pren­dente. Pero la his­to­ria habla tam­bién del juego sucio que se prac­ti­ca en la políti­ca, de la guer­ra san­ta islámi­ca, o de los aten­ta­dos de las Tor­res Gemelas.

Lo más impre­sio­n­ante de esta nov­ela es que parece imposi­ble hilar tan­tos temas, local­iza­ciones, y sub­tra­mas de una for­ma coher­ente. Pero el autor lo con­sigue. A mí el final me encan­tó, porque todo que­da per­fec­ta­mente expli­ca­do, sin dejar ningún cabo suelto.

Si buscáis aven­tu­ra, mis­te­rio, un poco de miedo y mucha acción, este es vue­stro libro.

La vie­ja sire­na de Jose Luis Sampe­dro es una nov­ela históri­ca muy com­ple­ja, ambi­en­ta­da prin­ci­pal­mente en Alejandría.

Habla de la lucha por el poder, la deca­den­cia de los impe­rios romano y per­sa, o la impor­tan­cia de la filosofía, entre otros temas. Hay intri­gas, batal­las, poesía, muchos tipos de amor, y una cuida­da doc­u­mentación que se nota en las descrip­ciones del día a día de los per­son­ajes. Yo recomien­do muchísi­mo su lec­tura, es una de mis nov­e­las favoritas.

Las vacaciones son también un buen momento para descubrir a los clásicos.

Sher­lock Holmes, el míti­co detec­tive crea­do por Arthur Conan Doyle, aparece en muchos relatos y nov­e­las. Cualquiera de ellos será una com­pañía exce­lente este ver­a­no. A mí me gus­ta mucho una recopi­lación de sus nov­e­las que hizo Pen­guin Clási­cos. Pero tam­bién podéis encon­trar los relatos suel­tos en vues­tra bib­liote­ca si solo queréis leer uno o dos.

Moby Dick, de Her­man Melville es un clási­co impre­scindible que me fasci­na. Lo aso­cio al ver­a­no por el mar, los via­jes, y las aven­turas que con­tiene. De hecho, siem­pre que lo releo es en verano.

Esta nov­ela nar­ra el via­je de un bal­len­ero cap­i­tanea­do por un loco sedi­en­to de ven­gan­za. La búsque­da de la bal­lena blan­ca es el descen­so al infier­no de toda la trip­u­lación; la lucha entre el deber y la razón del mar­avil­loso per­son­aje de Star­buck; adren­a­li­na pura en las esce­nas de peli­gro… esta nov­ela lo tiene todo. Inclu­so momen­tos de humor, como cuan­do describe las comi­das en el camarote del capitán.

Si no habéis leí­do Moby Dick, no dejéis pasar más tiem­po sin des­cubrir esta maravilla.

¿Qué opináis vosotros? ¿Habéis leí­do estos libros  ¿Os apetece dar­le una opor­tu­nidad a alguno de ellos? Espero vue­stros comentarios.

Por hoy me despi­do has­ta la próx­i­ma entra­da. Has­ta entonces, ¡dis­fru­tad de la lectura!

Com­párte­lo

2 comentarios

  1. ¡Hola Ana! Acabo de cono­cer tu blog. Me pasaré a vis­i­tarte de vez en cuan­do. De los que recomien­das he leí­do “La vie­ja sire­na” una deli­cia de nov­ela (Sampe­dro escribe o escribía muy bien) y “Con­tra el vien­to del norte” y “Cada siete olas”. Por cier­to, yo las leí seguidas y está bien saber que no sería nece­sario hac­er­lo así, que podría leerse la segun­da parte sin la primera (aunque pien­so que igual te has per­di­do algu­nas cosi­tas chu­las de como se conocieron esos dos). Lo que más me gustó de estas dos obras fueron los diál­o­gos ingeniosos.
    Besos

    • Flecha-literaria Flecha-literaria

      Muchas gra­cias por tu comen­tario, me encan­tará recibir tus vis­i­tas y tus opin­iones. Total­mente de acuerdo,Sampedro escribía muy bien y hay varias nov­e­las suyas real­mente intere­santes. Tam­bién me gus­taron los diál­o­gos inge­niosos de Cada siete olas, pero además me gus­ta el for­ma­to que me pare­ció bas­tante orig­i­nal. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *